08001
Gig Seeker Pro

08001

Barcelona, Catalonia, Spain | Established. Jan 01, 2003

Barcelona, Catalonia, Spain
Established on Jan, 2003
Band Pop Alternative

Calendar

This band hasn't logged any future gigs

This band hasn't logged any past gigs

This band has not uploaded any videos
This band has not uploaded any videos

Music

Press


MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El colectivo dirigido por Julián Urigoitia reduce su alineación y se crece en su tercer álbum de estudio, 'No Pain No Gain', que mantiene los aires mestizos de sus anteriores trabajos y se mueve a caballo entre Barcelona y Londres.

Han pasado seis años desde Vorágine (Work in progresS/K Industria, 2007) y más de diez desde el nacimiento de 08001 y su debut con Raval ta joie (Work in progresS/K Industria, 2002).

Un proyecto ideado por Urigoitia como un colectivo cambiante y heterogéneo por el que a estas alturas, en este No Pain No Gain (Montana, 2013) ya han pasado varias decenas de músicos distintos.

Para este álbum, sin embargo, Julián decidió renovar por completo la banda. O casi, porque él sigue al frente del proyecto y se ha quedado también Carlos López, batería en los dos anteriores trabajos.

No Pain No Gain es un álbum a caballo entre dos ciudades por el origen de los fichajes de Urigoitia para su composición y ejecución: Ghetto Priest, Amiruddah (Asian Dub Foundation) y Natasha Drum en Londres; Carlos Sarduy (Ojos de Brujo), Kim Fanlo (Nena Daconte) y Nikole Kollars en Barcelona.

"Varias cosas me llevaron al punto de querer renovar la banda, pero quizá una de ellas fue clave: el momento en el que me plantee reducir la formación. Se me hizo muy difícil escoger entre los músicos quién seguía y quién no".

Por ello decidió "arrancar de nuevo renovando por completo a la banda", explica en una entrevista con www.mainstreamycontracultura.com Julián, que siempre ha tenido claro que cada nuevo disco es una etapa a comenzar y a cerrar, sin acritudes ni nostalgias.

"Mi idea inicial fue la de montar un proyecto por etapas. Las etapas serían los discos. Un proyecto donde juntar a artistas con la idea de plasmar un momento, una fórmula muy flexible donde no hay una formación clara".

Esto tiene sus ventajas, pues el colectivo "ha perdido en inocencia y ha ganado en madurez", dice su fundador, pero tiene también sus contraprestaciones: "Hay artistas que marcan mucho (el proyecto) y hay gente que puede echarlos de menos".

Un proceso de reignición, de "coger perspectiva y volver a arrancar" que le ha llevado unos seis años y que ha sido fundamental para el sonido que 08001 ha tomado en No Pain No Gain.

Alejándose de las armonías más étnicas de su segunda trabajo y definiendo, a diferencia del primer disco, con más exactitud el sonido global del álbum el colectivo presente en este disco estructuras pop de golpes rock, en las que coquetean con acordes reggae y matices funk.

Las atmósferas densas que propician algunas líneas de bajo, como de música negra, le otorgan cierta melancolía a muchos de los temas del álbum. "Quizás sí tiene un aire a cierto sufimiento, pero no es un disco pesimista", alega Julián, que cree que "vivimos tiempos muy confusos" y que estos se han colado en las canciones.

"Mi manera de interpretar lo que veo es mi vía de escape. Es un pez que se muerde la cola", afirma Urigoitia, que ejerce a modo de director de una banda: "filtrar y coordinar el trabajo tanto de cantantes como de músicos".

"Pero cuando estamos trabajando a la gente se le da espacio, se le deja participar de los procesos. A veces es un trabajo individual y a veces más a nivel colectivo", de ahí que cada miembro del grupo haya dejado su huella en el proyecto.

Igual que ha dejado su impronta el hecho de haberse llevado parte del trabajo creativo a Londres. Dave Bascomte (Depeche Mode, Tears for Fears) se encargó de la mezcla de un álbum y Julián no oculta que el sonido británico siempre ha sido "una referencia" en su vida.

"Todo el proceso creativo se hizo en Barcelona y seguro que ha influido en el resultado final, porque el entorno influye. La aportación de los cantantes en este disco es lo que a nivel local no podemos encontrar aquí en Barcelona".

Con un calendario de conciertos previstos en distintas ciudades de España, Julián Urigoitia desconoce cuál será el siguiente salto hacia delante de 08001, pero aprecia enormemente todo lo aprendido por el camino: "Entender lo que es la música y sus reglas. Y no hablo de partituras. Hablo de sentimientos, de vidas, de cómo gestionar un colectivo humano, de cuidar lo importante, la honestidad musical". -


o Sol es el director de '08001 is back'. El premiado realizador que sorprendió con la cinta 'Fake Orgasm' (sobre los nuevos paradigmas de género e identidad) y años antes con 'El taxista ful' (en la que denunciaba la precariedad laboral como síntoma de la perversión del sistema capitalista), se estrena ahora en el documental musical. Lo cierto es que el regreso de esta genial formación del Raval bien se merece a un realizador como él. Alguien que, además, conoce al combo mutante desde su origen.

'08001 is back'. Capítulo 3. Más informaciónTodas las entregas del documental del grupo 08001
-¿Cómo llegó a usted este proyecto y cuál fue su punto de partida?
-Mis primeras películas fueron producidas por una productora con sede en el Raval, justo en la época en que 08001 surgía para mostrar qué sucede cuando talento y sensibilidades diversas se juntan de forma espontánea e independiente. Además, por razones personales, conozco a Julián Uritaiga [el alma de la formación] desde que éramos críos, y de algún modo u otro, siempre he participado en sus creaciones.

-Utiliza como hilo argumental a una periodista británica que viene a Barcelona para corroborar el rumor de que 08001 vuelve. Y le sirve para criticar la ciudad: "se ha vuelto demasiado aburguesada" y "está saturada de turistas pero vacía de artistas". ¿Qué más añadiría?
-Hay tantas cosas que le quedan a la periodista por decir... Recuerda que este es un trabajo en proceso. A nadie se le escapa que Barcelona fue vendida como un producto de márketing, y las consecuencias las vivimos todos los locales. Está ya muy dicho que vivimos en un escaparate, en la botiga més gran del món, en apariencias banales. ¡Es lamentable! La calle se ha perdido. Nada parece espontáneo, solo un ejército de guiris celebrando lo obvio. Esta que fue la ciutat desobedient, ahora... pobre Barcelona.
-Con 'El taxista ful' se convirtió de alguna manera en portavoz de diferentes grupos de antiglobalización que defienden que otra realidad es posible. Han pasado varios años desde que estrenó la película (y que le granjeó varios premios). ¿Cómo valoraría la situación actual?
-En 'El taxista ful' precisamente lo que se decía es que este sistema es una estafa y el tiempo no ha hecho más que demostrarlo. Por desgracia, la jerarquía de los deseos de la mayoría sigue basada en ciertos ideales pequeño burgueses. La peor de las crisis es la crisis de la imaginación, no poder imaginar nada distinto de lo que nos vende la publicidad capitalista. Me sorprende y avergüenza que sigamos repartiendo miseria, y tragando.

-Volviendo a '08001 is back', ¿qué destacaría de esta cinta? ¿cuál fue el momento más intenso del rodaje? ¿el más difícil? ¿el más divertido?
-'08001 is back' es un trabajo en proceso, que pone en valor los antecedentes de este grupo tan singular, y que irá desarrollando su devenir en paralelo a la transformación de su entorno, de su mundo, de la identidad donde la palabra "mestizo" y "transcultural" pierde su sentido. Es un trabajo a medio plazo, cuyo punto de partida es lo que tenemos la suerte de presentar con vosotros y que estoy convencido será del interés de los muchos fans del grupo y los descubrirá a quienes todavía no lo conocen. Rodar con Julián, con Guetto, con Nikol, es de por sí una experiencia. Son artistas con una trayectoria, con una biografía y un calado humano muy notable. Rodamos la mayor parte del tiempo en La Nau, la mejor sala de ensayo de la ciudad, y se notaba que ahí estaba sucediendo algo especial, hasta el punto que los vecinos confundieron a Carla, la periodista, ¡con Rihanna!. Al escuchar al grupo, nos les cabía duda de que no era Rihana, pues ¡sonaban mucho mejor!

-¿En qué proyectos anda enfrascado?
-Estoy en la preproducción de mi próxima película 'Ronda', que supone mi regreso a la ficción. Estoy muy ilusionado con este proyecto, que no habla de política, pero sigue hablando de la vida. -


Redacción
"No soy instrumentista, no toco nada, pero los músicos con los que he trabajado han acabado respetándome. Me da un poco de reparo decirlo, pero es así. Creo que lo hacen porque trabajo bien, porque me dedico en serio a conseguir que ellos estén en las mejores condiciones artísticas para entregar lo mejor de sí mismos haciendo música."
Son palabras de Julián Urigoitia, impulsor de 08001. Este colectivo, de forma variable y componentes intercambiables, nació a comienzos del 2002 como un proyecto que por su diversidad étnica reflejaba la disparidad de razas que acogía el Raval, uno de los barrios más populares de Barcelona.

Han pasado 10 años y dos discos – "Raval ta joie" (2003) y "Vorágine" (2007) – y 08001 ha vuelto a respirar. El proyecto se ha renovado por completo pero ha permanecido una idea, un destino, cuyo camino, como decía el poeta, se hace al andar. Y Julián buscó a sus caminantes en Londres y en Barcelona, poniendo 08001 entre ambas ciudades. En Londres fueron reclutados Ghetto Priest, un londinense de Hackney, otro barrio duro como el Raval, cantante bregado con artistas como Adrian Sherwood –ON- U System-, Juno Reactor o ADF. Tambien en Londres aparecieron Aniruddha Das, el bajista y fundador de Asian Dub Foundation, y la vocalista Natasha Drum.

En Barcelona, Julián encontró la complicidad de Carlos Sarduy, trompetista y teclista ex componente de Ojos de Brujo; la del guitarrista Kim Fanlo (ex componente de Nena Daconte) y la del bateria Carlos López, el primer músico en llegar al proyecto hace diez años, y miembro permanente a lo largo de su recorrido. Otra vieja conocida de Julián, Nikole Kollars, se incorporó al proyecto como vocalista de directo.

NOTICIAS


ESCUCHA EL NUEVO SINGLE DE 08001
Canciones de estructura pop ahumadas por voces negras, ritmos densos pero no intrincados, pálpito dub, evanescencias de funk..


Redacción
"No soy instrumentista, no toco nada, pero los músicos con los que he trabajado han acabado respetándome. Me da un poco de reparo decirlo, pero es así. Creo que lo hacen porque trabajo bien, porque me dedico en serio a conseguir que ellos estén en las mejores condiciones artísticas para entregar lo mejor de sí mismos haciendo música."
Son palabras de Julián Urigoitia, impulsor de 08001. Este colectivo, de forma variable y componentes intercambiables, nació a comienzos del 2002 como un proyecto que por su diversidad étnica reflejaba la disparidad de razas que acogía el Raval, uno de los barrios más populares de Barcelona.

Han pasado 10 años y dos discos – "Raval ta joie" (2003) y "Vorágine" (2007) – y 08001 ha vuelto a respirar. El proyecto se ha renovado por completo pero ha permanecido una idea, un destino, cuyo camino, como decía el poeta, se hace al andar. Y Julián buscó a sus caminantes en Londres y en Barcelona, poniendo 08001 entre ambas ciudades. En Londres fueron reclutados Ghetto Priest, un londinense de Hackney, otro barrio duro como el Raval, cantante bregado con artistas como Adrian Sherwood –ON- U System-, Juno Reactor o ADF. Tambien en Londres aparecieron Aniruddha Das, el bajista y fundador de Asian Dub Foundation, y la vocalista Natasha Drum.

En Barcelona, Julián encontró la complicidad de Carlos Sarduy, trompetista y teclista ex componente de Ojos de Brujo; la del guitarrista Kim Fanlo (ex componente de Nena Daconte) y la del bateria Carlos López, el primer músico en llegar al proyecto hace diez años, y miembro permanente a lo largo de su recorrido. Otra vieja conocida de Julián, Nikole Kollars, se incorporó al proyecto como vocalista de directo.



La banda estaba formada y el destino fijado: canciones de estructura pop ahumadas por voces negras, ritmos densos pero no intrincados, pálpito dub, evanescencias de funk... música negra, profunda en definitiva.
Sobre estas ideas propuestas por Julián, los cantantes e instrumentistas fueron enlazando ideas que se improvisaron viajando entre Barcelona y Londres para componer un material que luego acabarían mezclando Dave Bascombe (Depeche Mode, Peter Gabriel, Tears for Fears...).

Fin del proceso. Nuevo disco. ¿A qué suena? A historias de fragilidad y tristeza, "No Pain No Gain" no es un título casual; a Londres y a Barcelona; a músicos nómadas, sin acomodo; a ciudades heridas; a artistas que apuestan sus ahorros artísticos en una idea que les conquista. Es un disco de tiempos oscuros y esperanzas luminosas que han tomado forma de canción de estructura pop. Es un disco urbano, un puente entre dos ciudades que viven el abatimiento de unos tiempos en los que sólo suena el dinero. Es por ello un disco herido y espiritual, un reflejo de nuestros dias, de miserias y esperanzas, el nuevo latido de Barcelona. Es 08001 hoy.

Nuevo álbum, "No Pain No Gain", a la venta partir del 10 de septiembre en iTunes. -


Hubo una época, tiempos sin duda de bonanza y sonrisas postolímpicas, en la que
Barcelona abrazó de forma entusiasta el multiculturalismo de la era de la
globalización. En música, ello se tradujo en una etiqueta: mestizaje. En la capital
catalana, se incorporaban los ritmos y sonidos de la nueva inmigración y, bajo el
amparo del gurú Manu Chao, se fraguaba un nuevo movimiento que, a grandes
rasgos, reinterpretaba ritmos afrocaribeños, latinoamericanos, norteafricanos y rumba
catalana. Todo ello, con dos objetivos: fiesta y denuncia social. Lo que siempre fue
la música, mezcla, se convirtió en fetiche. Y la Barcelona oficial, ávida de
cosmopolitismo, ligó su marca a la de esta mixtura musical. Así es como nacieron
todo tipo de proyectos de más o menos interés que acabaron imitándose a sí mismos
y, paradójicamente, lo que podía haber sido un interesante movimiento musical acabó
resultando un artefacto monótono y vacío de contenido. Sin que ello sea un
menosprecio para muchas bandas de entonces –hay notables excepciones–, el paso
del tiempo ha sido, en este sentido, letal.
En ese contexto, apareció un proyecto que, desde la asunción de su condición
mestiza, huía del mainstream del nuevo género y daba un paso más allá. Proyecto
casi personal del productor Julián Urigoitia, 08001 se trataba de algo más serio, más
adulto. ‘La globalización no es ninguna broma’, parecía apelar. Sosteniéndose en una
base trip-hop sólida; se recorría de verdad el globo, se creaban ambientes, las
canciones evolucionaban, progresaban, se iban construyendo y sorprendían. Y,
además, se daba voz al lamento y a las injusticias reales del mundo global y se nos
quitaba a todos la sonrisita de la boca, sin que el resultado fuera ni mucho menos
aburrido.
La crítica los adoró. Su primer Raval Ta Joie (2003), construido en el antiguo barrio
chino por casi 30 tipos de todas partes,fue acogido con entusiasmo. Nada que se llamara mestizaje en Barcelona había sonado tan distinto. Ya eran grupo de culto.
Con Vorágine (2007), se mantuvo el listón, aunque la banda se simplificó con el
objetivo de consolidarse, expandirse y tratar de salir con mayor asiduidad del estudio
(era muy difícil para una multibanda multiétnica moverse por los escenarios). Lo
lograron en parte pero esta Barcelona nuestra tan mestiza no los acogió con las
ganas que cabría pensar y muchas veces fueron más reconocidos fuera de nuestras
fronteras que en casa. Si és que hi ha cases d’algú, que decía ese.

Y ahora vuelven. Sí. Vuelven. Tras años de silencio, uno de los proyectos más
estimulantes de la última década de esta ciudad vuelve. El 10 de septiembre, según
anunciaron la pasada semana. Después de una presentación en la sala Apolo el
pasado otoño, el lanzamiento del álbum se ha ido gestando poco a poco, por las
redes sociales, como se hacen ahora estas cosas. Han ido creando la expectación
sin buscar grandes promociones y dando pocas pistas. Táctica de manual de la
mercadotecnia. Ahora ya sabemos que el álbum se titula No Pain No Gain y hemos
podido escuchar el primer single, Children Rise. De entrada, a primera escucha,
parece que Urigoitia y los suyos (la banda se ha vuelto a renovar casi por completo y
ha reclutado músicos en Londres) apuestan por un sonido más pop y menos
complejo, y un por un mensaje de dolor, en consonancia con unos tiempos menos
esperanzadores. Se vislumbran cambios pero la esencia seguirá ahí.
Pero solo es un sencillo: no hay que hacer juicios antes de tiempo. No cabe esperar
otra cosa que un trabajo cocido a fuego lento, con calma y mirando al detalle que
todo esté dónde debe estar. En todo caso, habrá qué comprobarlo cuando acabe la
canícula. El próximo 14 de septiembre estarán en Vic, ya con disco bajo el brazo.
Veremos. Bienvenidos de nuevo. -


lona
H
ace tres años y de forma
arriesgada, dada la saturación de la oferta, se presentaba en el mercado discográfico un colectivo musical que respondía por
08001, el código postal del barrio barcelonés
donde sus miembros viven, trabajan o se
mueven, el Raval. Era, es, una asociación heterogénea, de tintes organizativos ligeramente ácrata, formada por un magma de músicos y cantantes con un ambicioso proyecto
artístico: formar un grupo pluriétnico que
idee y materialice la música producto de ese
cruce, con el barrio chino como eje.
Aquella idea nació del músico Julián Urigoitia, que desde su estudio de la calle Sant
Gil galvanizó decenas de ideas y entusiasmos. De allí surgió un primer bombazo, Raval ta joie, que marcó un punto y aparte en la
catarata de música mestiza que inundaba la
ciudad en aquel periodo; los conciertos del
grupo fueron tan elogiados como problemáticos, ya que algunos de sus integrantes tenían
que actuar en conferencia videográfica fuera
de España por cuestiones legales.
Ahora, hoy mismo, aparece el segundo capítulo, titulado Vorágine (autoeditado en su
sello Work in Progress), que ya fue presentado en el reciente día de laMúsica y en la apertura del Etnival de Girona. El álbum ha sufrido un retraso de tres meses por problemas
de derechos con el tema Protection, de Massive Attack, que, una vez grabado, no recibió
luz verde de los británicos.
“La propuesta con este disco es defenderlo y después ya veremos lo que hacemos.
Con nuestro primer trabajo todo fue un poco casual y producto de la buena suerte, porque de hecho no éramos un grupo, nos salió
un buen disco y los directos salieron como
salieron”, recapacita el compositor y productor de 08001. “Ahora la estructura de la formación es más cerrada, y los que lo hemos
grabado somos los que lo vamos a girar”.
Ello implica movilizar a ocho músicos de
medio mundo (entre ellos el laudista griego
Yannis Papaioannou, el chelista búlgaro Vesselin Mitev o el violinista marroquí Mohamed Soulimane, director de la Orquestra
Àrab de Barcelona) y seis cantantes (de Holanda, EE.UU, Marruecos o España, en la
voz de la espléndida Mati Fernández).
Vorágine vuelve a apostar por un contundente y especiado patchwork tejido con innumerables influencias, un manar constante
de ritmos étnicos entremezclados con la electrónica e instrumentos tradicionales y otros
rockeros. El aroma sonoro sitúa el producto
en el Magreb y en Oriente Medio, aunque
explicado con lenguajes tan reconocibles como los del rock, flamenco, dub, soul, rai...
En cuanto al idioma, francés, árabe, inglés y
castellano son los empleados para explicar
“un disco mucho más conceptual”, reconoce
Urigoitia, en el que ha tenido mucho que ver
la incorporación como coproductor de Laurent Guéneau (Khaled, Afrika Bambataa,
Orquesta Nacional de Barbès...). Hay, quizás, una cuestión delicada, y es el contenido
de algunos temas: “Las canciones son composiciones de los intérpretes, y muchos de éstos son árabes y muy creyentes; yo no comparto el contenido de algunas, comoMr.Morality; pero el grupo es democrático y el proyecto es abierto ideológicamente”.c -


Discography

Raval ta joie (2003)
 Vorgine (2007)

Photos

Bio

After ten years and two records -Raval ta joie (2003) y  Vorgine (2007)- 08001 is breathing again. The project is completely renovated but with an idea and a destination. Just like the poem said, Traveller theres no road the road is your travelling. And Julin looked for travellers in London and Barcelona, placing 08001 between the two cities. He recruited Ghetto Priest from Hackney, a tough neighbourhood in London, just like Raval is. Ghetto Priest is an experienced singer, who has worked with Adrian Sherwood -ON-U System-, Juno Reactor and ADF.  Also in London, he gotAmiruddah,  bass player and founder at Asian Dub Foundation and the vocalist Natasha Drum.

In Barcelona Julin found the complicity of  trumpeter and keyboardist Carlos Sarduy,  former member of Ojos de Brujo, the guitarist Kim Fanlo(former member of Nena Daconte) and drummer Carlos Lopez, the first musician  of the project in its ten years and the only survivor during its long  entire path. Another old friend of Julian, Nikole Kollars, joined the project as a live vocalist.

The band was formed and its destiny set: structured pop songs for smoky black voices, dense but intricate rhythms, throbbing dub, funk evanescences. ultimately profound black music. On these ideas proposed by Julian, singers and instrumentalists linked concepts that were improvised traveling between Barcelona and London to compose material that Dave Bascombe (Depeche ModePeter GabrielTears For Fears etc) ended up mixing.

The end of the process. A new record out. What does it sound like? It sounds like stories of fragility and sadness. No Pain No Gain is not a title chosen by chance.  London and Barcelona, nomadic unsheltered musicians, wounded cities, artists that bet their savings on a idea that conquers them. Its an album of dark times and bright hopes that have taken the form  and structure of pop songs. It is an urban record, a bridge between two cities living the abatement of a time when the only sound is the one that money makes. This is why it is an injured and spiritual work, a reflection of our days, our dejection, our misery and hope, the new heartbeat of Barcelona. It is 08001 today.