Aires de Finlandia
Gig Seeker Pro

Aires de Finlandia

Buenos Aires, Buenos Aires F.D., Argentina | Established. Jan 01, 2015 | INDIE

Buenos Aires, Buenos Aires F.D., Argentina | INDIE
Established on Jan, 2015
Band Latin World

Calendar

This band hasn't logged any future gigs

This band hasn't logged any past gigs

This band has not uploaded any videos
This band has not uploaded any videos

Music

The best kept secret in music

Press


Por Carlos Bevilacqua

El cantante finlandés grabó en español tangos compuestos en su país, con arreglos del guitarrista argentino. Además de relatar el peculiar proceso de elaboración del disco, en esta entrevista conjunta describen la rica tradición del tango finés.

Una amiga en común los presentó en 2001. Desde entonces, el guitarrista y docente argentino Alejandro Polemann ayudó al cantante y compositor finlandés Petri Kaivanto a concretar su sueño: grabar tangos finlandeses con arreglos rioplatenses. La distancia, las barreras idiomáticas (Petri no hablaba castellano ni inglés), los múltiples trabajos que tuvieron que afrontar para sobrevivir durante nueve años, y algunos imponderables (como el ACV que sufrió Petri en ese lapso) no pudieron impedir que el anhelo se hiciera realidad. Hace dos años editaron en Finlandia un CD con catorce tangos finlandeses (tres de ellos escritos por Kaivanto), más otros tres clásicos argentinos y uno compuesto por Polemann. Casi todos cantables, interpretados en finés por el propio Kaivanto. Con la misma base instrumental, se acaba de publicar en la Argentina ese repertorio, pero cantado por Petri en castellano, bajo el título de Aires de Finlandia. Acompañados por varios de los músicos argentinos que participaron de la grabación, lo presentarán el próximo domingo a las 20 en el Centro Cultural del Sur, Caseros 1750, con entrada gratuita.

“Tenemos muchos parecidos: la nuestra es la generación del rock, pero a la hora de expresarnos elegimos el tango, una música que en los medios tiene muy poca presencia. Y también muchos de nuestros ídolos tuvieron finales trágicos”, apunta Kaivanto vinculando realidades de Finlandia y la Argentina, dos países que tienen en el tango una marca común de sus historias musicales. A partir de los años ’30, el género típico porteño prendió tan fuerte en tierras escandinavas que hasta dio origen a una variedad estilística conocida como “tango finlandés”. Si bien en el CD de Kaivanto el estilo finés aparece diluido por los arreglos de Polemann, ambos lo estudiaron minuciosamente. Así lo define el guitarrista: “Tiene una marcación rítmica que a nosotros nos suena como marcial. Sobre todo en los contratiempos, que aparecen siempre muy marcados por la batería, un instrumento clásico del tango finlandés, junto con el acordeón. Otro aspecto que llama la atención es la regularidad de los acompañamientos. A su vez, la mayoría de las melodías están en modo menor, lo cual genera una tonalidad triste, a diferencia de los tangos argentinos, que van alternando el modo menor con el mayor”.

Lo que sí puede percibirse con nitidez en el disco es el espíritu general de la poética, muy emparentada con los lugares comunes del tango rioplatense. “Las letras son muy nostálgicas, en general añorantes de una mujer o un hombre, particularmente las escritas durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se le cantaba mucho al soldado que estaba en el frente. Después el objeto de nostalgia pasó a ser la vida campesina, porque en los años ’50 y ’60, cuando el tango tuvo en Finlandia su época de mayor popularidad, vivimos una gran industrialización y el campo quedó prácticamente vacío”, aporta Kaivanto, que además es periodista. Para atenuar aquello de “traduttore traditore” (el traductor es un traidor), la mayor parte de las letras fueron traducidas primero por el finés en forma literal y luego adaptadas por Polemann, quien detalla: “A partir de la temática general de cada canción y de algunas imágenes fundamentales, busqué versos que funcionaran musicalmente, siempre respetando la melodía original. Después, él los escuchó, los cantó y a partir de eso seguimos puliéndolos”.

La elaboración de la placa tuvo sus bemoles. “Mucho mail y mucho ensayo por Skype –relata Kaivanto–. Así aprendí castellano, como también hablando mucho con los mozos y los taxistas cada vez que vine a Buenos Aires.” Polemann, que este año también lanzó un seductor trabajo solista titulado Llegarán, agrega: “Yo fui para allá en el verano de ellos y no podía dormir, porque era de día casi todo el tiempo. En los ensayos vía computadora hubo veces que tocamos con 50 grados de diferencia entre un lugar y otro”. Esas peculiaridades formarán parte de un documental sobre la preparación del disco que los entrevistados planean editar acá y allá con el material registrado por el padre de Kaivanto, camarógrafo de la televisión nacional finlandesa.

A la hora de explicar el arraigo del tango en Finlandia, Kaivanto contesta: “Desde el comienzo fue una música muy comercial. Hubo un compositor y productor discográfico genial, llamado Toivo Kärki, que produjo alrededor del 60 por ciento de los tangos finlandeses exitosos. Era tan poderoso que se dice que en Finlandia nadie pudo grabar sin su aprobación. Por otro lado, las milongas representaron un baluarte para la cultura juvenil. El tango permitía tener contacto físico, por lo cual era visto como un baile sensual y exótico”. El tango “Satumaa”, por ejemplo, que es como el segundo himno nacional por su popularidad, habla de un “país de los sueños” y condensa una temática recurrente en las letras, la de “Vivimos tiempos tristes, pero tiene que existir un país mejor más allá del amplio mar”. - Página 12


El dúo formado por Petri Kaivanto y Alejandro Polemann trae a Mendoza su particular estilo, que fusiona el tango de Finlandia y de Buenos Aires.

Esta noche el cine Universidad tiene una función especial, que combinará un menú de música en vivo y película. Se trata de una exótica propuesta, con el tango finlandés como protagonista y en dos formatos atractivos.

En primer lugar, a las 20, se realizará la proyección del film “Ariel”, de 1988, del talentoso director finlandés Aki Kaurismäki, una antecesora de la filmografía más reciente del director con títulos que lo han hecho internacionalmente conocido como “El hombre sin pasado” y “Luces al atardecer”, con temáticas en común, es decir, los retratos de hombres comunes, urbanos, cuyas malas rachas los sumergen en la desidia, la frustración, la ira y la melancolía, como si fueran los protagonistas de las letras de los tangos, con Malena y Madame Ivonne incluidas.

“Me gustan los perdedores” declaró una vez Kaurismäki. Es más: “Luces al atardecer” empieza y termina con tangos de Gardel y el mismo director, publicó el CD “Tangon kotimaa” con tangos cantados en finlandés que reflejan el estado de ánimo de un país cuyo paisaje portuario se parece mucho al del Río de la Plata.

Luego del film, a las 22, llega la música de un dúo que debuta en nuestra provincia. Sin duda la cereza del postre, la actuación de la dupla formada por dos porteños: uno de Buenos Aires, Alejandro Polemann; y otro de Helsinki, Petri Kaivanto que, aunque están separados por 13 mil kilómetros, se las arreglaron para grabar juntos el disco “Aires del Finlandia”, donde la variante finlandesa del tango se adapta al sonido rioplatense en un interesante trabajo de fusión y laboratorio.

Kaivanto-Polemann, además de tocar esta noche, realizarán mañana viernes a las 10.30, en la misma sala, una conferencia taller en la que se abordarán temas como “Las etapas y estilos del tango rioplatense y del tango finlandés”, “Características musicales sobresalientes del tango finlandés” y “Las principales diferencias con el tango rioplatense”, con entrada libre y gratuita.

Finlandia en Mendoza

Acompañados de los mendocinos Gonzalo Tohmé y Patricio Ibire, el dúo Kaivanto-Polemann no sólo trae su música, sino una historia muy particular que comienza en 2001; durante un viaje que realizó el guitarrista Alejandro Polemann por Europa en el marco de la gira del grupo al que pertenecía: El Trío Esquina. Alejandro visitó la casa de una amiga finlandesa que vivió algunos años en Buenos Aires y, en su entorno de músicos amigos, conoció al cantante Petri Kaivanto.

“Él me comentó que tenía ganas de encarar un proyecto, el de tomar tangos originales finlandés y pasarlos al sonido rioplatense”, contó Alejandro unas horas antes del concierto de esta noche.

A partir de ese encuentro, escuchando con atención el tango finlandés, Polemann descubrió una rica variedad de elementos en común, y particularidades únicas, en el tango de ambos países.

“En primera instancia podríamos decir que los tangos finlandeses de los años de 1940 suenan muy parecidos a los tangos argentinos de la misma época, las guitarras son muy parecidas a estilo de Gardel. En contrapartida, se diferencia del nuestro porque su sonido parece ir en contratiempo, usa acordeón en lugar de bandoneón, e incorpora un ritmo de marcha muy particular”, aclara.

“Otra diferencia es que acá el tango es muy urbano y en Finlandia se baila y se toca en el campo y en la ciudad también. Allá además todo es tango canción, no existe la alternativa del tango instrumental como acá”, introduce Petri en un castellano afectado pero totalmente entendible.

Según algunas investigaciones recientes, el tango llega al puerto de Finlandia en 1906, traído por la Fragata Sarmiento. Una de las primeras obras en difundirse entre las calles es el criollismo “El choclo”, de Discepolín, publicado apenas un año antes, en 1905.

Este particular ritmo se arraigó en su cultura popular, especialmente cuando el país alcanzó su independencia, en 1917, cuando también en París, el baile del tango se ponía de moda y contagiaba al resto del continente.

Según algunos historiadores, el contagio habría llegado primero a la ciudad de la Rusa zarista de San Petersburgo en la primera década del siglo XX. Desde allí se introduce en la ciudad Viburgo hacia 1911 y después, en 1913, una pareja danesa de baile lo lleva a Helsinki, la futura capital de Finlandia.

Uno de los primeros tangos finlandeses propios fue compuesto por Walter Rae en 1927, ya conformado el estado de Finlandia, llamado “Tamara tanssii” (que significa “Tamara baila”).

Tamara por su parte, es la primera mujer del tango finlandés, un prototipo independiente, salvaje según el imaginario popular y esquiva al sometimiento.

“Cuando conocí a Petri, era el primer músico tanguero, que abordaba el tango nórdico y que tocaba el bandoneón y no el acordeón, porque sólo hay unos pocos”, aclara Alejandro.

“El tango nórdico es igual de melancólico que el rioplatense -nos aclara Kaivanto- pero su sonido es más contrastante y se hizo popular especialmente en los clubes deportivos. El equivalente a la milonga de Buenos Aires: se baila en lo que la traducción sería una “plataforma de baile”, generalmente al aire libre, cerca de los lagos, junto a los bosques, aunque carece de una vestimenta típica; como la que tiene el compadrito. Nada de sombrero, ni zapatos de charol, ni pañuelos al cuello”.

“Allá -en Finlandia- la mujer en el tango es diferente, especialmente luego de la obra del compositor Toivo Kärki, una especie de Discépolo, aparecida durante la Segunda Guerra Mundial; sería como ‘una mujer que espera’, a los soldados del frente o a su amor imposible. Pero también, a fines de los ‘30, aparece la mujer exótica, en muchos casos gitanas, una de las etnias más arraigadas en Finlandia.

Aires del norte

Sobre el proyecto discográfico del dúo, “Aires de Finlandia”, Alejandro explica: “Lo que hicimos fue tomar las melodías de estos tangos y empezar a imaginar qué hubiese pasado con estas melodías si hubieran sido inventadas en el Río de la Plata. De allí el trabajo de adaptar esos tangos a las estructuras rítmicas rioplatenses, como las milongas camperas, los valsesitos criollos, las cuerdas de la Vieja Guardia, incluso el tango de funsión electrónico.

“Aires de Finlandia”, grabado en 2007, es justamente eso, una serie de tangos finlandeses con arreglos rioplatenses.

Con el proyecto de conjunción de ambos tangos a cuestas, Petri Kaivanto y Alejandro Polemann realizan una pequeña gira por Helsinki y San Petersburgo, donde participan en el festival “II Año de conciertos de Música Finlandesa”, una iniciativa del Instituto Finlandés de San Petesburgo.

En el año 2009 se termina la adaptación de los textos en español -o porteño- y se graba la voz en ese idioma sobre las mismas bases instrumentales, antes registradas, y en octubre de 2010 se realiza el lanzamiento de “Aires de Finlandia” en Argentina.

Una manera de dejarse seducir por el 2x4, pero embadurnado del paisaje de los países nórdicos. - Los Andes


^^^ image only - Diario Popular


Discography

Still working on that hot first release.

Photos

Feeling a bit camera shy

Bio

Currently at a loss for words...

Band Members