ARIEL PRAT
Gig Seeker Pro

ARIEL PRAT

Buenos Aires, Buenos Aires F.D., Argentina | MAJOR

Buenos Aires, Buenos Aires F.D., Argentina | MAJOR
Band World Singer/Songwriter

Calendar

This band hasn't logged any future gigs

This band hasn't logged any past gigs

Music

Press



Un disco fue concebido en Madrid. El otro, en París. Se trata de dos trabajos notables que indagan, cada uno a su manera, las raíces negras de Buenos Aires.




Mariano del Mazo.
mdelmazo@clarin.com






La murga porteña suele tener una lírica nostálgica hasta los límites de la patología. Por otra parte, uno de sus tópicos principales es afirmar aquí y allá que "la murga no está muerta" con una insistencia que hace sospechar lo contrario. Sin perder estas dos características y a veces subrayándola, acaban de salir dos notables trabajos cuya paradoja principal es ser drásticamente rioplatenses y haber sido concebidos en Europa: Los transplantados de Madrid (la murga camina) de Ariel Prat, desde España; Murga argentina de Juan Carlos Cáceres, desde Francia.

El de Ariel Prat es el mejor disco de su carrera, una carrera tenaz y despareja que inició hace casi 20 años desde los arrabales de Buenos Aires (la Villa Soldati profunda) y que recién ahora aparece sedimentada, con una búsqueda de sonido y una dosificación de lo que se entiende como "reo" o "atorrante". Mucho tiene que ver la producción y arreglos de dos puntales de la Bersuit, Juan Subirá y Pepe Céspedes. Algunos temas tienen una total identificación letrística y musical con la banda de Gustavo Cordera. Hay que decir aquí que Ariel Prat viene bregando por la murga, la milonga y el candombe mucho antes que la Bersuit se subiera a la ola rioplatense. En ese sentido Céspedes y Subirá son deudores de tantos capos argentinos y uruguayos, de Alejandro del Prado a Jaime Roos. Y también, en su parte más callejera y prosaica, de Ariel Prat. Grandes momentos del disco: Los transplantados de Madrid y Se va esta murga (con Walter Castro en bandoneón y Flavio Cianciarulo en contrabajo).

El de Juan Carlos Cáceres es un caso diferente. Pianista, trombonista, artista plástico, intelectual, Cáceres fue dueño en los 60 de la mítica Cueva de Pasarotus y vio pasar frente a sus narices un desfile de beatniks, universitarios, militantes, jazzeros y futuros inventores del rock nacional. En mayo del 68 se radicó en París y desde ahí comenzó a indagar los orígenes negros del tango.

Murga argentina es un CD conformado, si se quiere, por una larga y única canción sostenida por el armonioso piano del mismo Cáceres, su voz "de león" (precisa definición de Sergio Makaroff), percusiones afro y las luminosas intervenciones de Rudi y Nini Flores en guitarra y bandoneón, entre otros invitados. Murga argentina se escucha como un análisis integral de la música del Río de la Plata, donde también caben las guitarras a lo Zitarrosa (Asado con cuerdo) y hasta la balada (Bar Florida, con la voz de la francesa Sophie Lamaire).

Prat participa en el disco de Cáceres y viceversa. No es una coincidencia: el cruce es parte de la trama ideológica de los que toman a la murga y aledaños como trinchera. Prat y Cáceres son dos guerreros de esta peculiar causa que más gana cuanto menos discurso tiene. En fin, cuando —como ocurre en los dos discos— la solidez de la canción se impone al barrio, las lamparitas de colores y otras fatigadas melancolías - ampliar tamaño reducir tamaño imprimir esta nota enviar a un amigo DISCOS: LOS FLAMANTES CDS DE


La herencia del tango
La murga revela claramente la herencia negra de Argentina: la 'negritud", en todo su esplendor, se conserva en la murga. Importantes bailarines de tango también fueron importantes bailarines de murga. El murga les daba la posibilidad de expresarse libremente, de dejar aparte los prejuicios y los códigos de los bailes populares para abandonarse, cuerpo y alma, a la ansiedad mágica de esta danza. El murga porteña, "la catarsis del tango", es el momento en que la pasión controlada del tanguero estalla y se expresa ilimitada hasta el salto más alto posible de un mantanza (última parte de las secuencias del murga, cuando el bailarín, acompañado por el tambor y los címbalos crea saltos enérgicos en el aire). El murga es una parte del tango que se despierta.

Juan Carlos Caceres, con una mirada dirigida al pasado, abre una nueva puerta al tango actual. Sus temas renuevan el espíritu tanguero, permitiendo la murga porteña entrar finalmente en las milongas del mundo entero. Ariel Prat, autor, músico y bailarín de murga porteña, es el primero en aportar en París este arte, este tango de protesta que es la murga porteña actual; la murga que revela al mundo los sentimientos y las aspiraciones de un pueblo, ese mismo pueblo que hace más de cien años, ha creado esa espléndida danza que se llama "tango argentino". - Murga porteña, "la catarsis del tango"


Prat vive en España y Cáceres en Francia. Juntos, presentarán en el Festival de Tango el espectáculo Tango milonga de corte murguero, que aborda el género desde otra perspectiva.

Por Cristian Vitale
Juan Carlos Cáceres y Ariel Prat, animadores principales de la sexta jornada del VII Buenos Aires Tango –se presentan hoy en el Teatro Regio–, pertenecen a generaciones distintas. Antes de erigirse como defensor a ultranza de la tradición negra del tango (materializada en discos como Tango Negro o Toca Tangó y en numerosas conferencias sobre el tema alrededor del mundo), Cáceres había pendulado inquietamente entre la pintura y el trombón, entre la quena peruana y la historia del arte, tal vez como fruto de un hecho que lo marcó a fuego: su llegada a la agitada París exactamente el 14 de mayo de 1968, en plena barricada y poco después de haber vivido la “argentinidad existencialista” de fines de los ’50, tal vez más vinculada a la exquisitez pre hippie, made in Europa, que a la cultura orillera de los márgenes rioplatenses. Prat, 24 años menor, de ex cebollita y partícipe del tablón millonario, anudó como pocos una tríada de tronco popular: murga, fútbol y rocanrol. Tríada que lo guió hacia la concreción de tres discos propios, participaciones en trabajos de León Gieco, La Chilinga y Bersuit Vergarabat –a quienes les entregó la bellísima Al olor del hogar– y un exilio al Viejo Continente que lo enfrentó de bruces ante el personaje indicado.
Es que Cáceres y Prat, pese a orígenes encontrados, son parte de una misma cruzada. “Intentamos recuperar los toques negros y olvidados que estaban en el origen del tango, reivindicar algo que pertenece a nuestro patrimonio y que, lamentablemente, está tirado por la calle, aunque recuperado en parte por La Chilinga. Por una alquimia misteriosa, ciertos jóvenes se volcaron hacia la negritud”, sostiene Cáceres. El primer paso, que intentarán revivir esta noche a las 21, lo dieron en la sala Pablo Neruda de la Villa de Bobigny de Francia, cuando Cáceres presentó Tango Negro junto al percusionista africano Ore Lago. “Fue un momento memorable –evoca Prat–; invitado por el maestro, al final me puse a bailar murga y de inmediato subieron varias chicas de Costa de Marfil como si fuera una coreografía montada. Inolvidable.” La idea recíproca es presentarse por separado, Prat con sus murgas porteñas y Cáceres con sus tangos prietos, y confluir luego con invitados de similar linaje: Juan Subirá de Bersuit, Flavio Cianciarullo y María Volonté. “Los últimos discos de ambos –aún inéditos– cierran con la retirada a los viciosos de San Telmo, cantada en mi caso, instrumental en el de él, que seguramente estarán, y temas como Nunca murió el carnaval o José Mármol y Cadícamo, muy aptos para compartir”, informa Prat. Prometen, además, Bar Florida, Yuyo verde y un clásico que seguramente le exigirán a Cáceres: Dársena Sur. “Es un acierto que en este festival haya números como La Chilinga, Buenos Aires Negro y Los reyes del movimiento de Saavedra, murga absolutamente afro, que recupera una vieja tradición barrial”, dice Prat.
–¿A qué aluden con el título Tango milonga de corte murguero, con que presentan el show?
Juan Carlos Cáceres: –Es una alusión a la década del ’40, cuando volvió el auge del tango. Para diferenciarlo de la guardia vieja, se lo llamaba “Tango milonga de corte moderno”. Nosotros le cambiamos la última palabra.
Ariel Prat: –Porque sostenemos que la murga es un reservorio de la negritud. Es el compadrito espiando al negro y sacando sus pasos.
–Hay un hecho que no se puede soslayar: la presencia de la negritud en la cultura disminuye cuando desaparece el grueso de la población negra por factores como la guerra de la Triple Alianza, la fiebre amarilla, etc.
J. C. C.: –Yo aclararía que se extingue pero nunca muere, porque en los ’40 todavía hay negros candomberos en Argentina. No muchos, pero hay. Existe un eslabón en Castillo, pero también en Sebastián Piana con Piana y su orquesta Candombe. Persistieron ciertas tendencias a través de Lumuto o Donato. La percusión estaba integrada, aunque es cierto que el único que persistió en el tiempo fue Fresedo. Hace 4 años, la sociedad Africa Vive me convocó para hablar del tema y una de las integrantes había sido bailarina de Castillo. Le pregunté si conocía el tango negro y me confesó que sí, pero que lo bailaban sólo en familia, algo que después me contó el negro Facundo Posadas. Me dijo que de chico había visto bailar tango a un grupo de negros, descalzos, en la Casa Suiza. Pero era algo privado.
–¿Ustedes se asumen como continuadores de la tradición cultural negra en Argentina?
J. C. C.: –A mí me plantea un problema esto, porque en el mundo entero me preguntan sobre el tango negro y esto es un elemento polémico. En Lisboa, en Canadá, en donde sea me despacho a gusto, pero en verdad me gusta el tango en general. De hecho, en un mismo año grabé dos cd opuestos: uno bien negro y otro con música de cámara, con el París Gotan Trío - Ariel Prat y Juan Carlos Cáceres "Rescatamos la historia negada"


Juglar murguero de Buenos Aires
Ariel Prat presentó su nuevo disco. / Emiliano Lasalvia

Recital del autor, compositor y cantor Ariel Prat. Presentación del disco Negro y murguero . Con la participación de Nano Campoliete (guitarras, dirección, arreglos corales y acordeón), Miguel Suárez (bajo, percusión, coros y voz), Alejandro Caraballo (bombo de murga y percusión), Esteban Buazzo (percusión), Gachi Soler (clarinete), Leandro Merli (coros) y Marcelo Fernández (flauta travesera). El viernes, en el teatro IFT.
Nuestra opinión: muy bueno

La murga camina. Claro que sí. Un vistazo a las estadísticas de la cantidad de agrupaciones que salieron en los carnavales porteños durante los últimos años da cuenta de esto. Pero si alguien tiene dudas, se puede escuchar a músicos como Ariel Prat, que se encargan de reafirmar o, seguramente, de dejar testimonio de esa murga que camina. Lo hace con la música que ha venido creando en los últimos quince años (aunque sus últimas producciones tienen más que ver con este tema) y con shows como el de anteanoche, en el que presentó su nuevo CD, Negro y murguero . Casualmente, "La murga camina" se llama el primer tema del CD, y fue el que Prat usó para comenzar su recital.

Es que la murga es un género cuyos adeptos suelen hacer un culto y autorreferencia. Así lo demuestra la tradición murguista uruguaya y la recuperación argentina de un género tantas veces menospreciado y durante tantos años censurado con las prohibiciones del carnaval.

Otro de los signos de estos tiempos es la vindicación de las raíces negras existentes en la cultura rioplatense. Así se llega rápidamente al título del disco de Prat y a las canciones ahí contenidas ("El negro Bamba", "Charol", "Te duele negro" y "Rumba y tres saltos" o "La murga camina").

La música de este juglar entra en la regla de la autorreferencia y la vindicación, pero también tiene muchas excepciones. Es decir: la posibilidad de contar historias que no necesariamente hacen referencia explícita a los murgueros, desde la estética de la murga (y desde los lazos que se fueron trazando no de manera caprichosa ni forzada con el tango, el candombe o la milonga).

Algunos ejemplos. "El zurdito", en el que se refiere a su vida y a la del futbolista Lionel Messi, o "Rumba y tres saltos" donde el entorno murguero no es escenario excluyente para contar una historia de romance entre dos (porteña, ella; oriental, él) a los que separa el gran charco del Plata. Se conocieron gracias a la murga, pero hubieran podido conocerse en un recital de La Vela Puerca o La Bersuit.

Otro momento destacado de la producción discográfica es "Bailaba Delia", una milonga con arreglos de música campera que también durante el show marcó un punto de ruptura. Fue el momento más intimista de la noche, solo de guitarra y voz, que sirvió para dar un matiz de contraste con el final festivo que el músico tenía preparado con temas de sus reciente CD y del anterior, Los trasplantados de Madrid .

El protagonista estuvo acompañado por una cantidad y variedad de instrumentos apta para lo que necesitaba. Allí, la percusión y el bombo murguero fueron una muy buena base para su trabajo. Como puntos flojos hay que mencionar la emisión vocal de Prat, que a veces perdió precisión en los finales de las frases, y la falta de cierto entrenamiento que le permitiera bailar en medio de un tema y seguir cantando sin tener la respiración agitada.

A favor del juglar hay que señalar esos momentos de fervor e intensidad que ofreció con su banda en temas como "Te duele negro" y en el cancionero murguero que guardó para su retirada y el bis.

Mauro Apicella - Juglar murguero de Buenos Aires




Chanteur et compositeur portègne, installé en Espagne, Ariel Prat fait revivre à travers ses chansons des rythmes très longtemps occultés en Argentine par la culture officielle, ceux de ses ancêtres noirs africains. Dans ses chansons et ses poèmes urbains, les tangos, les milongas, les murgas et ses danses sauvages se donnent la main pour raconter des histoires de quartiers qui font aujourd’hui vibrer les jeunes des rues de Buenos Aires. Le musicien Juan Carlos Cáceres, qui accompagne Ariel, dit d’ailleurs de la murga qu’elle est l’exutoire du tango. Le dernier album d’Ariel Prat Los transplantados de Madrid - la murga avance est un bijoux du genre ! - Ariel Prat "Los Transplantados de Madrid"


DEL RIO DE LA PLATA AL EBRO

29 de Agosto de 2008 - admin

La música tiene la capacidad de encauzar emociones, puntos de vista y posibilidades. Ariel Prat logra que con sus tonos se reconozcan las similitudes y las diferencias de los habitantes que viven a las orillas de grandes ríos.

Por: Daniel Zueras
Fotos: Estefanía Abad



Ariel Prat, murguero y juglar de la actualidad argentina animó al público asistente en el Balcón de las Músicas que aplaudió de buena gana las canciones que van desde la descripción de la emigración porteña con Los trasplantados de Madri” hasta una loa al nuevo Maradona, el futbolista Leonel Messi, en la canción El zurdito.

Radicado en España fue un impulsor activo de la ordenanza municipal que declaró a las Murgas y a las Agrupaciones de Carnaval como patrimonio cultural, en la ciudad de Buenos Aires. Prat lleva esta expresión de la cultura callejera no solo a Argentina, sino también a España y a Francia. Como no podía ser de otra manera, cerró su presentación con una murga carnavalera. Puro Prat.

Desde el río de la Plata y el barrio de la Boca, Prat fue desgranando pequeñas joyas de su repertorio, para terminar desembocando en el meandro de Ranillas a las orillas del río Ebro que baña esta Expo Zaragoza.

Acerca de Ariel Prat

Músico, poeta y murguero nacido en Buenos Aires, Argentina. El formó parte de los músicos que se enfrentaron con su arte durante los últimos años de la dictaduras militares argentinas, lo cual lo convirtió en un referente de la nueva música de ese país.

Ha colaborado con trabajos para músicos argentinos de gran talla como León Gieco, Juan Carlos Cáceres y el popular grupo Bersuit Vergarabat. Actualmente reside en España y ha llevado la tradicional murga a este país y Francia. - DEL RIO DE LA PLATA AL EBRO


Noticias

14-07-2o08
Ariel Prat y su tango negro en Villa Urquiza

En su último concierto antes de regresar a España, el juglar recorrió su repertorio en el imponente teatro 25 de Mayo. Y se dio el gusto de tener por primera vez sobre el escenario a Gustavo Cordera para cantar “Al olor del hogar”. Opiná aquí


Cada vez que Prat viene de visita a su país, realiza varios conciertos. Pero siempre se guarda uno que, por alguna característica especial, se transforma en irrepetible, verdaderamente mítico. Pasó en 2006 en la Estación de los Deseos, con entradas populares y rodeado de murgueros que con sus saltos levantaron la polvareda del piso y transformaron el galpón en un corso invernal. Volvió a ocurrir el año pasado en el Astrolabio, poco publicitado eintimista. La semana pasada golpeó de nuevo en el barrio que lo vio nacer.

Primero, hizo una miniceremonia donde autoridades del Gobierno le entregaron el diploma de “Personalidad Destacada de la Cultura”. Luego salió por el foro y entraron sus músicos. Pisando fuerte en los tablones del Teatro un ritmo centenario que con la acústica de la sala, reverberó con profundidad y sentó las bases para dar comienzo a la fiesta. Arrancó con “La Murga Camina” y remató su entrada con el himno del carnaval 2006 “Viene Alumbrando la Esquina”, editado en el disco “Carnaval Porteño Volumen 1”, recopilación de las mejores canciones de las murgas de Buenos Aires con calidad “Surraund”

En el 25 de Mayo, Ariel Prat repasó el repertorio de Negro y Murguero, su último disco: “Milonga de las Quimeras”, “Señor Pamela” (una letra de Alejandro Szwarcman que narra la historia de un cantor que otrora fuera travesti en Godoy Cruz, y del que la gente dice que “le sobra esquina”), “Bailaba Delia” (dedicado a su abuela que décadas atrás bailó en el mismo escenario del 25 de mayo. Una canción tan sensiblemente emotiva que te corta la garganta), “El Zurdito” (dedicado a su pasado futbolero y cebollita, también inspirado en Lionel Messi y que en la lista de temas del show ubicado en el puesto número diez), los dos poemas musicalizados de Julián Centeya, “Te duele Negro” y " Negro Bamba” y la historia de amor de Los Amantes de la Boca, entre un murguista uruguayo y una murguera argentina inmortalizada en “Rumba y Tres Saltos”.

El cierre del show comenzó con el hit de los emigrados o “Los Transplantados de Madrid”, “La Retirada” y tras la ovación, la “Entrada Tradicional Murguera”. Como sorpresa, tal vez hasta para el propio Prat, irrumpió sobre el escenario el cantante de Bersuit Vergarabat, el pelado Gustavo Cordera, para cantar “Al Olor del Hogar”, tema emblema de la Bersuit escrito por Ariel Prat, y que según comentó en los camarines, jamás había hecho en un concierto suyo con Cordera de invitado.

El fin llegó con un bis de “La Murga Camina”, con Prat y su levita verde, silbato rojo en la boca, con Mingo Romano, legendario recitador, historia viviente de la murga porteña que subió sin su levita peronista a decir una glosa, acompañado tambien por el percusionista Dani Buira, director de “La Chilinga” que también estuvo invitado en un par de temas, el pianista e integrante de Bersuit Juan Subirá y el propio Juglar tocando unos cajones peruanos para acompañar el final murguero junto a todos sus músicos y con los pasillos del teatro colmados de pibes que bajaron del pullman para bailar “a los saltos con su arte”, para murguear “sin quedarse con las ganas”.



Crónica y fotos: Germán Marcos - Ariel Prat y su tango negro en Villa Urquiza


Cultura

Ariel Prat desvela los secretos del tango negro y la murga porteña
Ariel Prat actuó acompañado de una banda de lujo.
Ariel Prat actuó acompañado de una banda de lujo. | VÍCTOR IBÁÑEZ
Compra esta foto en alta resolucion
1 2
El músico argentino afincado en Huesca presentó disco en el Centro Cultural del Matadero



D.A.
20/09/2010
Vota
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 1 votos


HUESCA.- Afincado en Huesca desde hace unos años, el argentino Ariel Prat ha sido actualidad reciente en el Alto Aragón por varios motivos: este verano fue la figura central de la fiesta sobre la cultura argentina que la Comarca de La Hoya organizó en El Temple y asimismo ofreció una conferencia musical en el Centro Cultural de Ibercaja. Y el sábado actuó en el oscense Centro Cultural del Matadero para presentar su nuevo disco, "Milagros al revés", un trabajo abierto al mundo que no olvida sus raíces en la milonga, el tango negro y la murga porteña, las principales especialidades de este artista bonaerense.

Siete años después de su primer concierto en Huesca, Ariel Prat ofreció una excelente muestra de su trabajo en su actual ciudad de adopción. Pero bien sea por la retransmisión del partido que jugaba el Real Madrid, bien sea por la coincidencia con el espectáculo de Los McClown en el Teatro Olimpia, o bien porque la gente todavía está desperezándose del final del verano, lo cierto es que la respuesta de público fue escasa y los oscenses no acudieron a la llamada de este hijo adoptivo de la ciudad. Una lástima, y, desde luego, peor para quienes se lo perdieron. Porque Ariel Prat lo dio todo sobre el escenario y realizó una actuación espléndida, en la que comunicó su entusiasmo por la cultura musical más escondida y menos publicitada de su país.

En el Centro Cultural del Matadero estuvo acompañado por una banda de lujo, formada por la percusionista Vanesa García, el jovencísimo pianista David Merlín, el magnífico bandoneonista Pablo Nemirovsky (que también tocó la flauta ocasionalmente) y el guitarrista Hernán Filippini, zaragozano de adopción y a quien se ha visto por Huesca con el dúo Pato & Hernán y acompañando al propio Prat.

En un ambiente íntimo, como de salón de estar familiar, el argentino comenzó repasando algunos hitos de su trayectoria, forjada en las raíces africanas de la música de su país. No en vano hay que recordar que, pese a su fama de ser el más europeo de los países latinoamericanos, a mediados del siglo XIX casi la mitad de la población de Argentina era africana. De ahí las raíces negras del tango y la milonga y, por supuesto, de las murgas de carnaval, que Ariel Prat ha investigado tanto como ha amado con pasión. Canciones como "Tango negro", "El negro Bamba" o "Milonga de las quimeras", con las que Prat comenzó su actuación, dejan clara esa herencia, con su obsesivo latido rítmico y su indudable conexión con el candombe. Más tarde sonaron "Bailaba Delia", una conmovedora canción dedicada a su abuela, y "Sr. Pamela", un tema que posee ironía y compasión a partes iguales y que trata sobre la azarosa vida de un travestido.

A partir de allí, llegó la presentación en si de su nuevo disco "Milagros al revés", que ha sido grabado con la ayuda de importantes músicos del panorama argentino y que supone una ventana abierta al pop y a algunos ritmos de la world music: un fructífero paso adelante en la carrera de Ariel Prat.

INTIMISMO Y EMOCIÓN

Tras interpretar "Milagros al revés" y "Anda el diablo en un murgón", el concierto se adentró en su parte más íntima y emocionante, con varios temas ("Te estoy pensando", "Mucha mujer", "Camino y huella") que hablan de lo telúrico, del amor, de su tierra de adopción, de la emoción ante el próximo nacimiento de su hija. Pero la actuación dio un nuevo salto con "Fiebre negra", con sus aires de cumbia, y con "Rumba y tres saltos", que abrió paso a la alegre murga del carnaval porteño, prohibido durante muchos años y felizmente recuperado. Ariel Prat se enfundó sus guantes blancos, se vistió con su colorista traje de murguero y bailó con destreza al ritmo del tambor que manejó hábilmente Vanesa García en un momento mágico. La actuación terminó con "Los trasplantados de Madrid", un tema que aborda con humor la inmigración, y "La retirada", una escalofriante canción compuesta junto al otro gran especialista del tango negro, el veterano Juan Carlos Cáceres.

Ya en el bis, Ariel Prat cantó "¡Qué loca la luna!", tema que empieza y termina a ritmo de lánguido vals, pero que en su parte central recoge el auténtico espíritu de la murga argentina, muy próximo a la actitud crítica de las comparsas del carnaval de Cádiz, que se ocupan igualmente de la actualidad sociopolítica en clave de humor. Y así, Prat se refirió a la crisis económica, a Garzón y la memoria histórica, al trío de las Azores y la Guerra de Irak, a Sarkozy y, por qué no, a la envidia argentina ante el triunfo de - Ariel Prat desvela los secretos del tango negro y la murga porteña


Negro y murguero, lo nuevo de Ariel Prat

Texto de EFE EME publicado el 17 mar, 2008 en la categoría Actualidad, Noticias

Negro y murguero, lo nuevo de Ariel PratDe sobras conocido por el lector habitual de EFE EME, Ariel Prat, el argentino trasplantado a Zaragoza, tiene nuevo disco, el sexto, Negro y murguero. En esta ocasión, grabado íntegramente en Bueno Aires y producido por Juan Subirá, de Bersuit Vergarabat.

Negro y murguero, se orienta más hacia la murga –género en el que es un maestro– que en sus últimas entregas, pero manteniendo intacto su habitual poso poético y arrabalero, al que le sienta francamente bien una espléndida producción. El disco, editado por Universal Argentina, lo está distribuyendo en España Galileo.

Puedes visitar la web de Ariel Prat, entrando desde aquí. - Negro y murguero, lo nuevo de Ariel Prat


Radicado en España, está presentando en Buenos Aires su último disco, Los transplantados de Madrid, donde pasa revista a sus ritmos favoritos, con estilo propio: “El tango de corte murguero”.

Por Cristian Vitale
Viejo borracho del tablón, Ariel Prat se calza un par de guantes blancos, hace algunos chistes llanos –“tomen tinto, que es mejor para el cuore”–, grita guariló y opta por transpirar más, colocándose un saco murguero con un escudito de River del lado del corazón. Va por el medio de la presentación íntima de su nuevo disco, Los transplantados de Madrid, y el Foro Ghandi arde a tono. De una milonga candombeada –compuesta a dúo con su amigo Juan Carlos Cáceres– pasa a una militante reivindicación del candombe de Buenos Aires; de un tango-murga, cuyo ritmo hechiza el alma (Se va esta murga), salta a una apuesta fiestera, callejera y popular, corporizada en Nunca murió el carnaval. Y, como digno trasmisor de las viejas murgas porteñas, no para de balancearse al compás de sus bombos atorrantes. De ninguna manera sus 45 años –algunos de reviente– atentan contra el indio murguero que tiene dentro, ese que le brota por los poros. Prat baila, canta, suda y no para. Es imposible abstraerse de lo que genera. “Antes, mi repertorio era más ecléctico, luego se fue macerando hasta que me centré en un género”, explica luego del minishow, que duró 40 minutos, ocho temas y un par de tintos.
No es que el hombre que de cebollita jugó con Maradona y –ya más grande– le cantó a Francescoli trate de despegarse de su zigzagueante pasado discográfico (Y esta otra ciudad, Marcado sobre la raya, Sobre la hora); más bien es una cuestión de convencer y convencerse de una trayectoria que ya no está más boicoteada por los excesos del under, los vaivenes estilísticos y los efectos de la marginalidad. “Atrás quedaron los lugares under, en los que andaba cuando no sabía qué carajo hacer de mi vida. Me encaminé y trato de cuidar esto como un hijo, porque me ha costado laburo”, dice. Lo de “hijo” hay que tomarlo en forma literal: hace cinco años que Prat vive en Teruel –un pequeño poblado de 30 mil habitantes ubicado entre Zaragoza y Valencia– y se casó con una aragonesa, pero no tuvo hijos porque, por ahora, sus hijos son sus discos. Tanto Los transplantados... –que será presentado para todo público hoy en el ND/ Ateneo– como El ayuntamiento de Pilar, editado sólo en España, alcanzan ese status. “Mi hijo se iba a llamar Yuyo verde –metaforiza–, pero quedó Los transplantados porque el tema me identifica. Yo soy un transplantado.”
–¿En qué sentido?
–Uno cuando toca afuera se encuentra con gente que yira por ahí, que busca un poco de Buenos Aires y choca con sus hijos, que le dicen “viejo, yo soy del barsa”. Les pasa como nos pasaba a nosotros con nuestros viejos, que nos venían con la canzonetta y vos les decías “dejate de joder”. Eso es ser un transplantado. También intento que la letra opere como un toque de atención para algunos españoles que tienen la memoria floja. Uno anda por el mundo y la gente se acuerda de nuestra carne y de los momentos en que había hambre en Europa y fueron alimentados por Argentina. Te da bronca cuando te dicen “cómo pueden pasar hambre con todo lo que tienen”. Yo les respondo: “Ojo, que ustedes también han contribuido con sus empresas”. No es casual que tengamos las debacles que tenemos, más allá de miserias y errores propios.
Prat llegó al país justo para no perderse el aburrido River-Boca y también a tiempo para convidar como invitados a los productores del disco (Pepe Céspedes y Juan Subirá, de Bersuit) en medio de sus quehaceres giratorios. Con Bersuit grabó Al olor del hogar y Llamados de la bestia. El primero entró en La argentinidad al palo; el segundo, que finalmente quedó afuera de ese disco, fue incluido en el cd de Prat. “Nos quedamos muy calientes, porque queríamos que entre en La argentinidad. Es un tema casi bersuitero y, obvio, lo incluí en mi disco, porque le da otro aire, tiene una letra más filosófica. Hay un juego de palabras que implica prometer no hacer cosas que hacés igual. Macanas, vicios de todo tipo, incluso amorosos, de los que uno se arrepiente pero vuelve a cometer”, dice Prat, en línea con el reverso del descontrol bersuitero, explícito en las plumas del reciente Testosterona.
–Llamados de la bestia es, tal vez junto a La pibas de Urquiza, de las únicas canciones que se distancian un poco del tango de corte murguero, que globalmente propone el disco. ¿Lo ve así?
–Son las sorpresas. Las pibas de Urquiza es un retrato de exorcismo juvenil relacionado con aquello de querer levantarse una mina imposible. Cuando uno está afuera, se suele decir que las mejores minas son las argentinas... y yo las quise homenajear con este tema, incluso a mi vieja, que también es de Urquiza. Es una canción de limitaciones juveniles, que cuenta la historia de un corso, en el que pasan las chicas y uno se enamora de ellas.
–Pero de rock, nada...
–Es el rasgo que me distancia del pasado. Est - espectaculos Sábado, 29 de octubre de 2005 MUSICA › ENTREVISTA CON EL CANTAUTOR ARIEL PRAT “Soy un


Con un mega recital de Los Auténticos Decadentes en Haedo, la actuación impecable del músico murguero Ariel Prat y todo el folclore andino de Los Tekis, se llevaron adelante los carnavales 2011 en Morón con la presencia de más de 110.000 vecinos y vecinas que volvieron a disfrutar de esta fiesta popular argentina en el marco de las actividades organizadas por el Municipio de Morón.

Morón (agencia Comunas marzo 10) Con un mega recital de Los Auténticos Decadentes en Haedo, la actuación impecable del músico murguero Ariel Prat y todo el folclore andino de Los Tekis, se llevaron adelante los carnavales 2011 en Morón con la presencia de más de 110.000 vecinos y vecinas que volvieron a disfrutar de esta fiesta popular argentina en el marco de las actividades organizadas por el Municipio de Morón. Además, dijeron presente en las noches más de una decena de murgas y comparsas.

Con Los Auténticos Decadentes se inauguró la primera convocatoria, de 60.000 personas, el sábado 5 en el nuevo parque público de 10 mil m2 que se construyó en la ex avenida Gaona en Haedo. Los músicos interpretaron todos sus hits ante un público enfervorizado que no dejó de corear y aplaudir a la banda. Junto a ellos estuvieron grupos invitados, como “No Te Va Gustar” y “De Bueyes”, que coronaron la noche.

Los días lunes 7 y martes 8 los festejos continuaron en la Av. Hipólito Yrigoyen y San Martín, Morón sur, con una asistencia de público de 50.000 personas. Allí, en un clima familiar y muy festivo, espectadores de todas las edades, vibraron con los shows de Ariel Prat y de Los Tekis. El primero de los artistas, junto a su banda, hizo cantar a todos con sus temas llenos de sonidos murgueros mezclados con notas tangueras. En tanto que Los Tekis demostraron, una vez más, que son el grupo de folclore andino más convocante del momento.

Para acompañar los sonidos de la Puna, los integrantes de la Comunidad Jujeña de Morón bailaron al compás del ritmo caracterizados con sus trajes típicos de colores brillantes.

Y como el alma de los carnavales es el corso, asistieron murgas y comparsas locales e invitadas que hicieron sus característicos temas y desplegaron sus estandartes en un escenario que se vistió de fiesta. También, participó el taller de percusión “La Chilinga” y brindaron sus espectáculos las escuelas y talleres municipales.

Hubo bailes populares y reinó un clima de verdadera fiesta con mucha espuma y color con la participación de miles de familias que compartieron la recuperación del carnaval para todos y todas.

El Municipio de Morón promueve, a través de estas actividades, el rescate del valor histórico de estas populares y masivas fiestas que reúnen a toda la familia en el contexto del barrio. - Morón : 110.000 personas festejaron los carnavales en Morón


por Patricia Matuk

Artículo publicado el 21/09/2008 Ultima reactualización 21/09/2008 14:35 TU
El compositor argentino Ariel Prat.D.R.

El compositor argentino Ariel Prat.
D.R.

“Sentimiento de rabia y orgullo porteño que se baila”. Así define Ariel Prat una expresión cultural que para él viene a ser “un eslabón perdido entre el compadrito y el negro”. Después de “Y esa otra ciudad” (1990), “Marcado sobre la raya” (1997), “Sobre la hora” (2000) y “Los transplantados de Madrid” (2005), Ariel Prat vino a presentar “Negro y Murguero” antes de su concierto en Madrid este fin de semana. Durante la presentación del disco en la Casa de América Latina de París Ariel Prat anunció que estará de vuelta en la capital francesa el 31 de octubre. Esta reciente entrega grabada en 2007 es para Ariel Prat una afirmación de las raíces negras de la música murguera de Buenos Aires. Al igual que Juan Carlos Cáceres en París, Ariel Prat es actualmente otro divulgador de este género musical convertido prácticamente en un fenómeno social. Durante la conversación con RFI, Prat habla sobre Buenos Aires, el fútbol, personajes reales e inventados, vestimentas, carnaval y descubriremos que debajo del tango, palpitan aun las cadencias rítmicas africanas mucho más visibles en este género callejero llamado Murga Argentina. - La Murga Argentina de Ariel Prat


Buenos Aires, 9 de mayo (Télam).- El músico argentino Ariel Prat, residente desde hace una década en España, tendrá un mural en su homenaje en el barrio porteño de Villa Urquiza, barrio en el que vivió desde su infancia y que recordó en algunas de sus composiciones artísticas.
El mural, que estará ubicado en la calle Ginebra al 3900, frente a la casa donde Prat vivió con su familia, será confeccionado por muralistas de la agrupación "El Pirovano pinta bien", dijo a Télam Elizabet Casares, integrante de un grupo de 530 vecinos y simpatizantes que impulsó la idea desde las redes sociales de Internet.
Casares aclaró que este homenaje está impulsado por completo por los vecinos, ya que no se han incluido legisladores ni dirigentes de agupación política alguna.
También forma parte de la iniciativa la agrupación "Vecinos por el 25", que años atrás concretó la reinauguración del cerrado cine teatro 25 de Mayo.
Aún no hay fecha para la inauguración de la obra, ceremonia que se realizará durante alguno de los habituales viajes de Prat a la Argentina y a la que asistirán murgas y músicos que acompañaron al artista a lo largo de sus 20 años de carrera.
Ariel Prat es cultor de un estilo musical que recrea principalmente la murga, pero también el candombe, el tango negro, la milonga y la canción, ritmos que ha llevado a la manera de un juglar moderno por distintos pueblos de España y Francia.
El músico recuerda a su barrio en "Las pibas de Urquiza", y dedica varios tramos de otras de sus canciones para referirse a esa zona del norte de la Capital o a las murgas que surgieron de allí.(Télam).-
jfp-sa-abc 09/05/2011 10:35 - Yahoo News


Discography

“Y esa otra ciudad” (Circe, 1990)

“Marcado sobre la raya” (DBN. 97, reeditado en Mayo del 98)

“Sobre la hora” (DBN, 2000)

“Los Transplantados de Madrid” -la murga camina-

(Universal Music Argentina 2005)

"Luna del Pilar"-un porteño en Zaragoza-

(Delicias Discográficas 2005)

“Negro y murguero”

(Universal Music Argentina 2007 En España Galileo-MC 2008)

“Milagros al revés”

(Agenda Murguera 2010 en Argentina En España Galileo-MC)

Compilations
“La historia esta” (León Gieco, Página 12, 97)

“Especial fútbol mundial” (Revista “Zona de obras”, España, 98)

“Tango around the World” (Putumayo, Noviembre 07)

As special guest

“Percusión” (La chilinga, DBN, 98)

“Un giro extraño” (La chicana, NDC, 2000)

“Viejos dioses” (La chilinga, DBN, 2001)

“De la cabeza” (Bersuit Vergarabat, Universal, 2002)

“Disfraces” (Juan Lucangioli, independiente, 2005)

“Murga Argentina” (Juan Carlos Cáceres, Mañana, 2005)

“De azúcar y de viento” (Prameslcd con Ayuntamientos de León y Zaragoza, 2007)

“Raíces” (La Chilinga, Acqua Records, 2007)

Como autor y compositor:

En el cd. “Argentinidad” de Bersuit Vergarabat (Universal, 2004)

En el cd. “Murga Argentina” de Juan Carlos Cáceres (Mañana, 2005)

En el cd. "Carnaval porteño Vol 1" Varios (Sony-Bmg, 2007)

En el cd. “La Vuelta del malón” de Tango Negro trío (Felmay, 2007)

En el cd. “Toujours Dimanche” de Sophie Lemaire (PDLCD, 2009)



Photos

Bio

ARIEL PRAT (A mishmash)

Ariel Prat was born in Buenos Aires. Musician, poet and murguero, he began his artistic career in alternative arts groups that formed at the end of the Argentine military dictatorship. Since that time he has become an important figure on the Buenos Aires cultural scene.
After playing an crucial role in fighting for the passage of a city law declaring Murgas and other Carnival Groups part of the cultural heritage of Buenos Aires, he has been taking his unique and original approach to this traditional music of the streets of Buenos Aires around the world. He calls his unique style “Tango Milonga in the Murguero style.”
He has performed on recordings by popular artists including Leon Gieco, La Chilinga, La Chicana, Juan Carlos Cáceres (another great defender of the African roots in Argentine music) and with the most popular rock band of Argentina: Bersuit Vergarabat.
At the beginning of 2007, he performed at the “9th International Tango Festival,” this time on the Teatro de la Ribera stage before a large audience, followed by a series of sold-out concerts at the Torquato Tasso Club. He also performed twice in one month in Rosario, in the beautiful “El Aserradero” theater; at a prison for women; and at a prison for minors in Buenos Aires.
On the International scene, one of the highlights was his performance on July 21, 2007 before 4,000 people at the XVI Festival de la Culturas “Pirineos Sur,” which received much press coverage, sharing billing with Oscar-winning singer-songwriter Jorge Drexler.
In November 2007, his sixth CD “Negro y Murguero,” produced by Juan Subirá, pianist of “Bersuit,” was released in Argentina (Universal Music Argentina) and in Spain (distributed by Galileo-MC) with the participation of Dani Buira (La Chilinga y Vicentico), Lito Vitale, María Volonté, Marcelo Predacino, the Orquesta Fervor de Buenos Aires and the usual companions of Ariel’s musical adventures. The press in Argentina, Spain and France were unanimous in celebrating the great rhythmic and music quality of this CD.
The CD was first presented live in Argentina at the Torcuato Tasso Club, Teatro IFT, the Lavardén Theater in Rosario and many other venues across Argentina.
He returned to Argentina in June/July 2008, after performing on prestigious stages in Spain and France (“Estepárea”, “Noche de juglares”, “Expo Zaragoza”, “La Maison de la Amerique Latine”, “Teatro de Hesdin”…).
(During 2008, after his presentation in Expo Zaragoza on August 20, he began a tour in support of “Negro y Murguero” at FNAC stores across Spain).

The highpoint of this tour was at the legendary “25 de Mayo” Theater in Buenos Aires on July 11, 2008, where Ariel Prat offered an emotional and unforgettable concert on the same stage where Carlos Gardel once performed. The concert sold out, leaving many people outside in the streets. Before the concert the Cultural Commission of the Buenos Aires Legislature named Ariel Prat “Outstanding Citizen” and following the concert, neighborhood residents presented Ariel with a diploma in recognition of his work to re-open the historic theater and in defense of popular culture. The theater full of enthusiastic fans seemed like a neighborhood club during carnival celebrations.

In 2009, Ariel began another tour in Argentina that began auspiciously at the Baradero Popular Music Festival and continued with concerts in Buenos Aires and provincial cities. Then he returned to Spain where he performed at the prestigious MAEM de Alcañiz Festival and in other cities.
Ariel launched his latest CD “Milagros al Revés” (Backward Miracles) in March 2010 in Argentina, with distribution in Spain via “Galileo-MC”. It was presented in Argentina during May and June 2010 with a follow-up tour from December 2010-Febrero 2011. The CD was produced by Juan Subirá and included among other guest artists Néstor Acuña, Dani Buira, Pepe Céspedes, María Volonté, Acho Estol and the “Misteriosa Buenos Aires” orchestra.
On May 21, 2010, Ariel Prat was honored together with other popular musicians such as Fito Paez and Peteco Carabajal by Argentine president Cristina Fernandez as part of the celebrations of the Argentine Bicentennial. During the celebrations, Ariel performed before 1.5 million people in a moment that was significant both for the context in which it took place and as a turning point in the musical life of “El Juglar.”
Ariel Prat then returned to Europe where he performed a sold-out concert in Paris together with Juan Carlos Cáceres followed by other concerts outside of Paris.
At the 37th Baradero Music Festival Ariel was honored with the top honor “Consagración 2011” following his performance on February 25. In the capital of carnival celebrations in the Province of Buenos Aires, Lincoln, Ariel was named “Guest of Honor” and later applauded by 20,000 people in carnival celebrations in Morón.
Currently, “El Juglar” is working on a new compilation album covering his 20-year recordi