Jiminelson
Gig Seeker Pro

Jiminelson

Santiago, Chile | Established. Jan 01, 2004 | INDIE

Santiago, Chile | INDIE
Established on Jan, 2004
Band Alternative Soul

Calendar

This band has not uploaded any videos
This band has not uploaded any videos

Music

Press


"mutis cover magazine jiminelson"

Esta es la historia de cómo un ex tenista terminó volcando su vida a la música y tocando soul en las ciudades que fueron la cuna del género. Suprema experiencia de descubrimientos que por estos días escribe sus momentos más decisivos.



Una noche cualquiera de 2011 en Sarasota, Florida, Estados Unidos. Un bar de motoqueros y un dependiente gordo, de casi dos metros, pide que nadie lo toque, ni siquiera cuando alguien lo saluda. Y cuando dice nadie, es nadie.



En la televisión pasan una y otra vez bloopers de gringos jugando bowling, mientras en la barra los comensales toman cerveza como si no existiera un mañana. Y ríen. La paz desaparece de golpe cuando un chileno entra en escena. No es gordo, ni grande, ni negro. Pero toca soul. Lo acompaña una banda de viejas glorias nativas. Algunos de ellos ex compañeros de ruta de John Fogerty. Pero la vida no fue tan generosa con su apuesta, aunque todavía son buenos tocando. Y felices.



Una hora y media después, el dueño del bar (que para efectos de esta nota llamaremos “el guatón No Me Toques”), lo abraza emocionado. Una barrera había caído. El responsable: Gustavo León Capdeville. O Jiminelson, el seudónimo que usa para tocar y con el que acaba de lanzar su cuarto disco de estudio bautizado como Supreme, un disco que él mismo califica de naturaleza intuitiva y con el que, sin buscarlo, se reencontró con los sonidos que marcaron su infancia.



“Es el trabajo que siempre quise hacer”, reconoce. Un álbum armado en el mismo estudio de grabación, sin ponerse límites y desechando muy poco. De hecho, de 10 maquetas, fueron 7 canciones las que clasificaron en el corte final. “Para mí es un cierre de un ciclo. Canté como siempre había querido cantar. Grabé como siempre había querido grabar”, cuenta.
Aun así, la premisa inicial se rompió. La idea era hacer un disco rápido, pero pasó todo lo contrario. Fue un parto largo para un trabajo que no alcanza a sumar 40 minutos. De lo poco, bueno, dicen.



Mientras conversamos, un músico callejero asesina el clásico “Stand By Me” en una versión andina. Curiosa coincidencia, si tomamos en cuenta que es en el sonido de gente como Ben E. King que Jiminelson se apoyó para grabar este trabajo.



Y si hablamos de momentos fortuitos y reveladores, también lo fue haber llegado a Pedro Piedra, quién fue el productor de su nuevo material. Según León, “fue casi perfecto haber trabajado con él, un tipo que está muy instruido en el soul. De alguna forma siento que los caminos se cruzaron en el momento preciso”.
Coincidencia número 3. Jiminelson me pregunta si vi Encrucijada, la película protagonizada por el actor de Karate Kid, Ralph Macchio. En ella, su protagonista viaja buscando el “último blues”, inspirado en la historia de Robert Johnson y el famoso cruce de caminos. Como el suyo con Pedro Piedra.



“Cuando me fui de gira por México y Estados Unidos en noviembre de 2011, sentí que estaba viviendo el mismo proceso. Es una mierda de película, pero es mi favorita. Fue divertido sentirse así. Fue la caricatura de lo que me pasó”. Pues claro. Pasa en las películas y también pasa en la vida real. Casi como si lo hubiera imaginado



También lo tiene contento el resultado que ha tenido Supreme cuando lo ha presentado en vivo. Suele pasar que entre la grabación de un material y su puesta en escena, mucha agua corre bajo el puente, incluso atentando contra el espíritu inicial con el que fue concebido. En este caso, ocurrió todo lo contrario.



Y a pesar que está disfrutando el momento, ya piensa en lo que vendrá. La pregunta cae de cajón. ¿Será otro disco de soul? “No, estai loco”, se apura en responder. “Lo bueno es que ahora aprendí muchos trucos, sobre todo para cantar. En eso Pedro Piedra tiene mucho que ver. No sé si se trata de que sea soul o no soul. Más bien de lo que vaya sintiendo en el momento”.
Y otra confesión sale al camino. Más que soul, más que blues, más que rock o reggae, lo que más ha practicado, estudiado y cantado en su vida es el flamenco, un estilo que, tal como lo define él mismo, es la expresión de una gran pena. Y de pronto dispara una declaración de principios: “en la música, la mayoría de las veces es mantenerse firme con una idea. Pero al final todo termina siendo cíclico, por eso quiero que el siguiente disco sea diferente. No sé cómo lo voy a hacer, pero imagino que en el camino voy a ir viendo”.



Dentro de dos semanas Jiminelson parte de viaje a Los Angeles, California. La idea es tocar, cerrar tratos y reunirse con productores. Uno de ellos es el chileno Humberto Gatica, que en su currículum ostenta colaboraciones con Elton John, Lionel Richie, La Ley y Michael Jackson. Nada mal para ir tras el sueño americano, uno que será registrado en un documental que luego se exhibirá a través de la televisión, en un formato por definir.



Al menos el trato ya está cerrado. Que “El Guatón No Me Toques” vaya buscando su mejor pinta. No vaya a ser que esta vez su abrazo quede registrado para la posteridad. En un acto supremo.

- See more at: http://www.mutis.cl/entrevistas/los-trucos-de-jiminelson-el-nuevo-mago-del-soul/#sthash.mxOQqtfy.dpuf - mutis


"el nuevo status de Jiminelson (the new status of jiminelson)"

Una buena canción todo lo puede. Una lección como esa podrá sacar Gustavo León (28) cuando pondere los efectos de We never kissed goodbye, single que subió a internet meses atrás como adelanto del cuarto disco de Jiminelson, banda de la que es cerebro y voz y que poco a poco comienza a dejar su habitual circuito rockero independiente, luego de firmar con Warner México. Es un tema simple, directo y poderoso -como lo son las buenas canciones pop-, donde le canta a un amor del que nunca se despidió.

El sencillo entusiasmó a mucha gente. A un productor estadounidense, a quien le bastó para organizarle una gira por su país en noviembre pasado. Y a auditores comunes y silvestres que la han disfrutado en la web. Los mismos que han acumulando especial curiosidad por el álbum que saldrá en marzo próximo. Eso, porque la estética que ostenta -y vaticina- marca una diferencia importante con sus otras producciones, definidas ellas, en mayor o menor medida, por la electricidad rockera y los riffs de matriz blusera.

We never kissed goodbye es otra cosa: pura melodía, ritmo y celebración, un tema más cercano al soul que a cualquier otra etiqueta. Así lo será también todo Supreme -como se llama el álbum- a juzgar por las canciones que el músico adelanta para esta entrevista. Y a juzgar también por sus palabras, que evidencian devoción por la música negra en general y la escuela del sello Motown en particular.

Aunque la discusión sobre los géneros pareciera no interesarle demasiado. "Para mí hay solo dos: música mala y música buena", dice, como consciente de que puede reclamar cada vez con mayor propiedad un lugar dentro de lo segundo. "A la gente le gusta la música que es sincera, entretenida y original. Y finalmente estoy más preocupado de eso que de achuntarle a algún ritmo o a una corriente predominante".

Si cada uno de los discos de Jiminelson (Yo, Jiminelson; Amor del rey; Serindipity vol. 1) supuso un nuevo paso, todo indica que Supreme debiera significar un salto. Por el nivel de las canciones, claro, pero también porque coincide con su acuerdo con Warner México, sello que lo fichó recientemente, cuando el guitarrista viajó a allá para presentarse en vivo. El trato promete abrirle muchas puertas a su carrera. Algunas de ellas ya se vislumbran con claridad, como la grabación del sucesor de Supreme, que pretende registrar este mismo año en Los Angeles, California, con el productor Arturo Medina.

Fue un proceso natural haber dado con las canciones y el sonido de Supreme, asegura. Ve al álbum como un destino al que solo se llega después de años de componer y acumular experiencias de vida. "Este es el disco que siempre quise hacer, que siempre imaginé, pero no lo hice antes porque necesariamente tienen que pasar tiempo para llegar a esto. No se trata solo de ganas y de convicción para que te salgan las cosas", explica.

León perfectamente podría referirse a Jiminelson como su proyecto solista -desde su fundación, el 2004, la banda ha tenido diversas formaciones- pero él se niega a hacerlo. "Sin los músicos que me han acompañado no sería nada. En Lollapalooza Chile se van a subir al escenario todos los que alguna vez han pasado por Jiminelson", dice, a propósito de su presentación en la próxima edición local del festival de Perry Farrel: se presentará el domingo 1 de abril.

Responsable del sonido de Supreme es en buena parte Pedro Subercaseaux, amigo y casualmente vecino de Gustavo. También músico, y conocido por todos como Pedropiedra. Es él quien oficia de productor del disco y es su casa, en Ñuñoa, donde han registrado todo y donde "Tavo" se anima a adelantar temas nuevos. Algunos, entradores igual que el single, como Vitamines, con una base rítmica de reggae, o la muy soul Nice and easy. Acusan todos la impronta de Pedropiedra, que no es otra que la que ha mostrado en sus propios discos como solista: muy cuidada interpretación, elegancia a la hora de los arreglos y ese aire entretenido, casi infantil, que cubre sus canciones.

León admiraba profundamente a Pedropiedra desde su primer disco ("es de lo mejor que se ha hecho en Chile") y celebra poder haber trabajado con él. Valora sobre todo, cuenta, el haber podido disponer para sus canciones de su talento y capacidad. "Toca muchos instrumentos con una facilidad absoluta y tiene un conocimiento sobre la música que es muy amplio".

Subercaseaux también elogia a su par: "Me gusta su interpretación, el sentimiento que le pone a la hora de cantar, que, a pesar de ser en inglés, transmite pasión y compromiso con la letra. Además, es un excelente guitarrista que no hace solos, eso siempre me llamó la atención. Curiosamente la guitarra, si bien lleva la mayoría de las composiciones, en esta producción ha quedada relegada a planos más subliminales".

La voz siempre ha sido algo distintivo en Jiminelson. En parte porque contrasta con las voces que acostumbramos a escuchar de los grupos locales, generalmente más corrientes, íntimas, o tímidas, si se quiere. La de León, en cambio, se ha caracterizado más por fuerte, intensa y virtuosa, aunque también por afectada. Supreme significará un punto de inflexión en ese aspecto; se escucha más natural, hay más uso del falsete y pareciera haberse sacudido de esa tensión que la caracterizaba.

"He ido descubriendo cuál es mi propia voz y ahora estoy conforme porque siento que es producto de un aprendizaje de muchos años. Estoy convencido que lo que hace que los discos se vendan es la voz y que probablemente el 80% de la sustancia de una canción tiene que ver con la persona que la interpreta".

¿Concuerdas en que será un disco más pop, a fin de cuentas?

Creo que sí. Aunque hacer pop no es una decisión que dependa de uno. Uno lo hace cuando puede, no cuando quiere. Tiene que ver con hacerse mejor compositor, con una capacidad. Equivocadamente el pop es visto como algo más simplista, cuando hacerlo es de lo más complejo que hay. - la tercera newspaper


"fuerte y puro (loud and pure)"

Fuerte y puro
El nacimiento del rock, una y otra vez.

Jiminelson no necesita más que la idea del rock en su estado puro para ser un trío incendiario y no necesita más que una guitarra para escribir canciones electrizantes. Entonces, que el cantante y guitarrista además tenga buen oído, es un valor inesperado que sirve para estar seguros de que no hay otro grupo como éste: Jiminelson toca en vivo de un modo que, entre canción y canción, obliga al guitarrista a afinar una y otra vez las cuerdas. Y sin importar el trato salvaje que les haya dado, siempre las deja en el tono correcto, listas para el próximo asalto.

En cada uno de esos asaltos, Chino, el baterista, le pega a su instrumento con instinto punk animal, Nicolas Cowboy toca el pandero y las armónicas con un efecto de rock blusero instantáneo, y Tavo Cashdeville arma la base de las canciones en la guitarra, muchas veces con los tres acordes del blues o menos, y les prende fuego al cantarlas con su instrumento, su voz y su actitud fundidas en la misma descarga de electricidad. Nada sobra, nada falta. Punk, blues y rock podrán ser los ingredientes aislados, pero cuando se juntan son una sola arremetida indivisible.

Son los días previos a la reedición que el sello CFA Discos hará del segundo disco del trío, Yo, Jiminelson, prevista para el 6 de mayo, y "No me vengas con el rock and roll" se llama una de las canciones del álbum. Se supone que el rock nació hace una punta de años en la intersección del country & western y el folk, pero aquí el rock nace cada vez que Jiminelson sale a tocar, y se puede palpar la sustancia salvaje y elemental de la que está hecho. Eso es lo mejor.

No importa si esta noche de miércoles están tocando en El Living después del grupo de rock Teleradio Donoso, ni si doce días antes actuaron en la comodidad con butacas de la Sala SCD después del cantautor rockero Leo Quinteros, ni si ocho días después lo harán en precarias condiciones junto a Betty Love y Tío Lucho en El Sofá. No importa lo que pase alrededor; Jiminelson es rock independiente de todo el resto.

David Ponce - rolling stone


"jiminelson"

La voz masculina más interesante de la escena nacional, prepara su próximo álbum.

Si pusieran en una juguera la cara del Rolling Stone, Mick Jagger y se le agregara el Mago Valdivia, de la mezcla saldría Jiminelson.
Su apariencia no dista mucho de la clásica imagen del músico rebelde, mal portado y al que lo siguen las mujeres. Al verlo, es posible imaginar sus tocatas llenas de diversos humos, guitarras estridentes, acordes disonantes y grupies por montón queriendo comérselo pasado el show. Esto ultimo sea quizás lo único cierto.
Pero su música no es estridente, roquera de maqueta, ni se acerca al pop de moda. Es más bien un cadencioso, sexy y masculino lamento. Melancólico por decir lo menos. Lo masculino no le aparece en el sentido de banda rock en que sobran los músculos y faltan los coros femeninos, sino en el despliegue profundo de su voz áspera, intensa y viril.
Su último álbum editado, Supreme, enteramente cantado en inglés y con fuerte influencia del blues y el soul, ha sido el espacio donde esos atributos han llegado más lejos. Ese disco no sólo le abrió las puertas de USA, sino también le entregó un amor inconmensurable por la ciudad de Los Ángeles. Allá partió a comienzos de este año por un rato corto, a grabar demos para su disco nuevo, y se fue quedando hasta cumplir varios meses. Lo embrujaron el clima, la vibra de la ciudad, y un puñado de grandes maestros, encarnados en exigentes productores musicales quienes sacaron lo mejor de su talento. - SML


Discography

Still working on that hot first release.

Photos

Feeling a bit camera shy

Bio

Currently at a loss for words...

Band Members