Tanghetto
Gig Seeker Pro

Tanghetto

| INDIE

| INDIE
Band EDM Jazz

Calendar

This band hasn't logged any future gigs

Oct
16
Tanghetto @ Teatro ND Ateneo-Paraguay 918

Buenos Aires, Not Applicable, Argentina

Buenos Aires, Not Applicable, Argentina

Oct
15
Tanghetto @ ÁREA DE CONVIVÊNCIA SESC ARARAQUARA

ARARAQUARA/SP, Not Applicable, Argentina

ARARAQUARA/SP, Not Applicable, Argentina

Oct
14
Tanghetto @ TEATRO SESC VILA MARIANA,

Sao Paulo, Not Applicable, Brazil

Sao Paulo, Not Applicable, Brazil

This band has not uploaded any videos
This band has not uploaded any videos

Music

Press


Tango en desafío a todo límite sonoro

Transgredir las fronteras de lo tradicional y aventurarse en el territorio de lo electrónico es la apuesta de Tanghetto

El Universal


BUENOS AIRES.— El tango electrónico es una vía que tiene mucho por explorar. Podría decirse que es una suerte de “cambalache” remixado, y experiencias como El Gotan Project o Bajo Fondo Tango Club —donde no faltó la mano de Santaolalla— fueron experiencias felices, y ahí está Tanghetto para ratificarlo. Justamente el público mexicano podrá tomar contacto con su música a lo largo de 19 presentaciones que comenzarán el 3 de octubre en Morelia y concluirán el 19 en Villahermosa, pasando por el Cervantino de Guanajuato.
Max Masri es el alma mater de Tanghetto, desde su creación hace seis años, cuando le picó el tango, al que veía con el recelo propio de un veintiañero. “Yo venía de algo más ecléctico y quería experimentar con un sonido más representativo de Buenos Aires y llevar el tango a un momento actual”, le explica Max a EL UNIVERSAL, a pocas horas de abordar el avión que llevará al grupo a México.
Vienen de presentarse en el Teatro ND Ateneo de esta ciudad, y sin descanso comenzaron a organizar el viaje. No sólo la composición y la búsqueda constante de nuevos sonidos tangueros, sino la puesta del show, pasa por la creatividad y el diseño en su máxima expresión.
La computación no sólo está volcada en la propuesta musical, sino en las fotos y videos que van corriendo junto con “Tango crisis”; “Alexanderplatz tango” o el remixed de “Enjoy the Silence”, el tema de Depeche Mode, mientras una pareja de baile completa los cuadros del espectáculo.
“Justamente a México no llevamos danza porque en el Cervantino participamos en el rubro música, y la gira se armó alrededor del FIC, aunque tal vez en los otros shows haya bailarines. Estamos viendo”, afirma el líder de Tanghetto, con un dejo de pena.
Llevan seis años de vida y ya consiguieron dos candidaturas en el Latin Grammy (al Mejor Disco de Tango) con Hibridtango, un proyecto paralelo, pero que terminó integrado al “gueto” del dos por cuatro electrónico que Max comparte junto a Diego Velásquez, quien atiende la guitarra y los arreglos. Tanghetto lo completan Federico Vázquez en bandoneón, Antonio Boyadjian al piano, Daniel Corrado en la batería y percusión, y el chino (cantonés) Chao Xu en el violonchelo y erhu.
El disco que sintentiza la vida y obra del grupo es Inmigrante, aunque la suma de presentaciones aquí y en el extranjero han demorando la salida de su nuevo material, que aún no ha sido bautizado. “Esperamos tenerlo para marzo, pero ahora en México haremos un par de temas de este nuevo trabajo”, avisa el encargado de los sintetizadores y las computadoras. Será ‘Buscando camorra’ (pleito)”, sobre el que espera “le guste al público”.
El de México, dice Max, es un público “abierto a todas las corrientes musicales, a nuevas experiencias, lo cual es muy motivador para nosotros”.
En lo que va del año hicieron 50 presentaciones no sólo en Buenos Aires, sino en Londres, Amsterdam, Hamburgo, Roma, Estocolmo, París, en The Simphonic Hall de Chicago y en Los Ángeles, donde coincidieron con Nortec, la banda mexicana de música electrónica que, “a pesar de que ellos hacen todo electrónico —a diferencia de nosotros, que mezclamos lo electrónico con lo orgánico—, hay un camino y una búsqueda en común”, sostiene Max cuando se le pide algo con qué comparar a Tanghetto.
—¿Cómo llegan al tango?
—La idea inicial fue fusionar electrónica y tango. Yo había escuchado algunas cosas: un remix de Madonna con algo de Piazzolla en “No llores por mí Argentina”, y la versión de “Libertango” de Grace Jones, que es buenísima. Esa sonoridad influyó en Gotan Project. Ahí dije, ¡qué bien suena el bandoneón electrónico! El tango es de acá y yo soy de acá. De chico tenía cierto prejuicio, pero es el sonido de tu ciudad y de tu vida.
—¿En qué crees que ayudaron experiencias como la del Gotan Project?
—Entre otras cosas, a que Europa le perdiera el miedo al bandoneón, que veían como un instrumento arcaico.
—Así como a Piazzolla lo denigraban los tangueros clásicos, ¿no temen que a ustedes les pase lo mismo?
—Justamente Piazzolla, para nosotros, es la inspiración fundamental, porque trató de desafiar los límites impuestos de un estilo. El tango, en sus orígenes, era una mezcla de milonga, candombe y habanera que surgió de los sectores más pobres de la ciudad. Nosotros tratamos de hacer lo mismo, buscamos aportarle distintas cosas. Es una evolución dentro del tango. La música es arte y debe evolucionar. Es como si comparas a Elvis Presley con U2. Hay una diferencia notoria, pero ambas propuestas son rock.
Este año fue el de la consolidación de Tanghetto gracias a su medio centenar de fechas cubiertas para tocar aquí y en el mundo, por su Disco de Platino a Inmigrante y el de Oro por Remixed Buenos Aires en el mercado local, o por el hecho de que su versión de “Blue Monday” suena con fuerza en las radios alternativas de Estados Unidos. Y todo con un sello independiente (Constitution Music), donde opera Javier Masri, el hermano de Max. Eso sin olvidar la grabación que acaban de hacer para la BBC de Londres... y porque entre las primeras figuras del tango danza que participaron en sus shows están Damian Rosental, Eugenia Parrilla y Sebastián Arce, entre otros.
Ahora es la oportunidad para aquellos mexicanos que reniegan del tango. La oportunidad para escuchar lo que puede lograr la comunión del bandoneón con la música electrónica, y quizá ahí se contagien como Max, a tal grado que lleguen a confesar, como él: “Tengo ganas de hacer algo con el tango tradicional, pero más adelante…”, Ahora es tiempo de Tanghetto.


- El Universal-Mexico-Lunes 01 de octubre de 2007


The Growth of tango worldwide is at its peak. Thousands of tourists and fans of the genre flock to Argentina to bask in
its roots and dance to the rhythm of its beat. But, as the modern world keeps evolving, so does the music.
In the conservative, traditional world of tango, the first step has to be firm, or it would be the last. But the
electrotango group Tanghetto has dared to break the rules.
Tanghetto’s phonic style is a blend of tango and electronic music. Formed in 2001 by producer and songwriter Max Masri
and arranger and instrumentalist Diego S. Velázquez, the band’s instrumental lineup includes bandoneon, violoncello,
acoustic piano, acoustic guitar, electronic and acoustic drums, samplers and synthesizers.
The drama of tango and the modernity of machines provide the perfect fusion. Today, Tanghetto is a true reflection of
the acceptance and evolution of an art form.
From the release of the group’s first album, titled Emigrante
Tanghetto has attracted both the public’s attention and
the respect of the band’s musical colleagues. While Masri is the band’s front man, the current roster also includes
members Federico Vazquez on bandoneon, Antonio Boyadjian on piano, Chao Xu on cello and the erhu, a Chinese stringed
instrument, and Daniel Corrado on drums. Masri, however, was the mind behind the musical concept and contended with
breaking with long-held Argentine tradition.
Hispanic caught up with him to discuss his musical mission.
HISPANIC MAGAZINE: How do you as a band define yourselves?
MAX MASRI: [We define ourselves as] a band from Buenos Aires with a contemporary and urban sound. Some might call us an
electrotango group, or a nuevo tango group, but we prefer to keep our colloquial identity and creative freedom.
HM: How did you start off and how did you come to form this band?
MM: I tried to merge tango with different styles of music, mainly electronic music. But at the same time, I didn’t feel
completely confident experimenting with something so sacred to all Argentines, as tango was no longer just a type of
music, it had become an emblem. But the sound of the bandoneon [a small Argentine instrument resembling an accordion]
overpowered all prejudices, and I continued experimenting. That’s how we started working with Diego [Velazquez], and by
2000 we already had a few ideas that defined the sound that now defines Tanghetto.
HM: Why the name Tanghetto?
MM: Our name is inspired by communities of Argentines living abroad who come together to share memories of their country
and their music, their feelings of displacement, gathering to rediscover their identity even thousands of miles from
their homeland. That’s where the name comes from—as if it were a ghetto tango.
HM: You established yourselves as a group in 2001 during Argentina’s worst economic crisis in modern times. What was it
like to row against the tide?
MM: On one hand it was difficult, because nobody thought to create; instead there was the pervasive feeling of
destruction. On the other, it was very inspiring because during the most critical of times, art rises up like a
response, like an option. And that gave us the strength to do what we felt and find a personal sound, while reminding us
of our thirst to express something different.
HM: What differentiates Tanghetto from the other electronic tango bands?
MM: For me there are many [differences]: in recognition, in musicality, in our defiance in trying to change the destiny
of Buenos Aires’ music. We’re not doing this just because it’s in fashion or a trend, rather it’s an attempt to express
a different message. Opening the path from Buenos Aires, considering the situation in Argentina in 2003, was not easy,
but today we have a platinum and two gold albums thanks to that.
HM: Outside influences are crucial to the creative process. Who do you have as a reference point?
MM: Our principal reference is [Astor] Piazzolla for his music and for his way of dealing with tango: providing diverse
and fresh sounds, trying to do something different and new.
HM: Why did you incorporate songs by New Order and Depeche Mode?
MM: It seemed like an interesting challenge, and we are fans of many styles of music. Instead of making libertango,
which many other groups have already done, we prefer to tango-ize classic synth-pop, and give them our own Tanghetto
ized sound.
HM: Having received two Latin Grammy Awards nominations, has the band’s exposure changed?
MM: We enjoyed an exposure that we had never imagined. We’ve been shown on NBC, E! Entertainment, FOX and the WB. In Los Angeles, we were recognized on the street and treated with much respect. ... But it was more of a recognition of our
hard and independent work, with artistic freedom—to realize that we’re on a good path and we are going to enjoy it.
HM: What’s ahead for you?
MM: We hope to edit a new album in December. I am really looking forward to doing a tour across all of Argentina in
2008. We spent 2007 traveling and playing in many countries and many cities. To name a few, we traveled London, Berlin,
Rome, Chicago, and Los Angeles, and performed a tour throughout Mexico, with 19 shows in all.
- Hispanic Magazine


The second segment is the much-anticipated L.A. debut of Tanghetto, the most seductive of the many electro-tango outfits that are actually based in Argentina. (Gotan Project hails from Paris; Bajofondo Tango Club operates out of L.A.
Since the advent of electronica, many Latin American musicians have fused cool electronic beats with the folk sounds of their homeland -- from Bebel Gilberto's electro-bossa to the Nortec Collective's reinvention of Mexican banda sinaloense.
Because tango is usually characterized by a stately mood of bittersweet contemplation, its deep bass lines and soulful bandoneón riffs blend particularly well with the robotic nature of electronica. This extreme combination of hot and cold can be bewitching in concert, as demonstrated by memorable L.A. performances by Gotan Project and Bajofondo Tango Club in recent years.
"Ideologically speaking, Piazzolla has been a great influence," Tanghetto co-founder Max Masri says from Buenos Aires. "He showed us that it was OK to challenge conventions. We were also influenced by early '80s synth-pop bands from England, as well as groups like Kraftwerk and Nine Inch Nails -- people who tried to do something different with synthesizers."
Fittingly, a recent remix album by Tanghetto includes electro-tango cover versions of Depeche Mode's "Enjoy the Silence" and New Order's "Blue Monday" -- the kind of intriguing choices that tend to horrify the genre purists.
"Even though we've had platinum records in Argentina, there's some resistance to what we do in the more traditional circles," Masri acknowledges.
"And yet, when you think about it, tango has always been about breaking new ground," Masri adds, calling it "a bizarre mixture of disparate styles."
Like many young Argentines, Masri was himself prejudiced against tango when he started his musical career in Buenos Aires. But his bias faded as soon as he started to take lessons from the notable composer Virgilio Expósito.
"He made me look at this music with different eyes," Masri explains. "He gave me the liberty to fuse and experiment. He taught me to love tango and respect Piazzolla."

- LA Times August 16,2007


BUENOS AIRES, Argentina. — Mientras afuera una lluvia fina moja las calles, en el estudio de grabación que es también un refugio para los integrantes de Tanghetto, Max Masri se excusa por su proceder ligeramente adormecido. Estuvo mezclando el próximo disco de la banda durante toda la noche, dice que solo vio las sábanas unas pocas horas, con la luz del día acechándolo desde la ventana. Detrás de los sintetizadores y las programaciones, Masri es el cerebro electrónico de este grupo, autor de esa fusión de géneros —hasta hace poco impensada— como el tango y la electrónica. Junto con él, Diego Velázquez es quien aporta el espíritu más acústico, encauzado en las cuerdas de su guitarra.
Tanghetto —que se presenta este sábado en Los Ángeles como parte de una Fiesta Argentina— nació de estos dos músicos en 2001. Malos tiempos para Argentina. Corridas económicas, default, corralito y hordas de jóvenes haciendo maletas para irse detrás de un mejor vivir. Justamente eso fue lo que inspiró al dúo para su álbum debut, Emigrante, editado dos años después. Sumado a ello, Masri había tenido antes una breve experiencia en el extranjero que, según cuenta, lo marcó a fuego con una impronta tanguera: “Pasé unos meses en Alemania viviendo en un albergue para estudiantes de música. Obviamente, la música era fundamental para todos, así que, a medida que llegaba gente de diferentes países del mundo, nos íbamos enriqueciendo con los sonidos que cada uno aportaba. En mi caso, por nostalgia, empecé a escuchar tango; uno cuando no está en su país revaloriza todo”. “De todas formas”, sigue, “como todos teníamos entre 18 y 25 años, el denominador común era la electrónica. Los viernes hacíamos fiestas y ahí sonaba de todo. En esa mezcla, también se escuchaba un tango y, después, algo electrónico. Supongo que ese fue el inicio de Tanghetto”, recuerda.
Cuando Masri volvió a Buenos Aires empezó a jugar con demos propios. Allí es cuando entró el aporte de Velázquez, y comenzó el camino hacia el debut, un disco creado “mirando hacia afuera” algo que, en lo musical, se traduce con cierto espíritu. “Nuestra música está hecha pensando en la versión del argentino que se va. Representa las dos caras: el inmigrante, que es el que en algún momento llegó a nuestro país buscando mejores horizontes y el emigrante, que puede ser el nieto o bisnieto de aquel otro, que ahora también se va buscando estar mejor, quizás a la tierra misma de donde vinieron sus antepasados”. Irónicamente, los dos hacedores de Tanghetto viven en Argentina, ‘sí’, apunta Max, “pero la vivencia de ‘estar afuera’ la hemos tenido, y cada vez que viajamos tenemos contacto con emigrantes que nos transmiten lo que sienten. Los latinoamericanos somos muy sensibles a la hora de dejar nuestra tierra”.
Fue recién con la llegada de nuevo milenio cuando comenzaron a escucharse —al principio muy tibiamente— las primeras muestras de tango-electrónica. La tendencia, innovadora y sorprendente, marcaba un nuevo camino para que las generaciones jóvenes, quizás no habituadas al tango tradicional, pudieran incorporar el típico sonido rioplatense a su gusto y a sus discotecas. Los integrantes de Tanghetto (que hoy son seis, con la formación extendida, además de piano, bandoneón, batería y violoncello), no estaban exentos de esta generación.
“Mi relación principal con el tango vino cuando tomé clases de composición con Virgilio Expósito [autor del clásico Naranjo en flor]. Antes no escuchaba esta música, salvo cuando iba a visitar a mis abuelos, que estaba ahí como un sonido de fondo. Empezar a estudiar con Virgilio me partió la cabeza, especialmente porque era una persona muy abierta y escuchaba todo tipo de música. Ahí dejé de sentir que el tango era ‘una cosa de viejos”. Lo mismo le ocurre ahora a quienes forman el público de Tanghetto. “Tenemos un público amplio, no solo de diferentes países, sino también de distintas edades, que pueden ir desde los 18 años hasta los 50”, cuentan. “En cada lugar es diferente. Si tocamos en un club de música electrónica, el público es más joven y baila electrónica. Cuando tocamos en milongas, la gente baila tango y va dispuesta a escuchar tango”.
Desde el primer disco de tango electrónico, “La revancha del tango”, editado por Gotan Project, pasaron ya seis años. En el camino, surgió una buena cantidad de proyectos, de los cuales el más importante quizás —además del antedicho trío con base en París— sea Bajofondo, comandado por el productor Gustavo Santaolalla. No obstante, subidos a la moda, al furor de la electrónica, a la ignominiosa tendencia en alza de disfrazar cualquier género (pop, rock, jazz, y ahora tango) con “estilo lounge”, algunos de los hacedores de electrotango comienzan a generar cierta saturación en el sonido, editando discos que tienen poco que ver con el buen gusto tradicional del género.
En otras palabras, no todo lo que brilla es tango. Los Tanghetto lo saben y reflexionan acerca de las posibilidades reales de expansión que tiene este estilo, amenazado por la rutina y la sobresaturación. “Gotan Project demostró que esto era viable comercialmente. Como ellos tuvieron éxito, muchos emprendimientos que estaban en el under se tomaron más en serio la cosa y se decidieron a grabar discos. Ahora hay cientos de bandas de tango-electrónica así como movimientos de música nueva que surgen en diferentes lugares del mundo. Algunos lo harán por un interés comercial, otros por 1o artístico”, expone Max. “Supongo qua la gente, con su criterio, sabrá ver qué es bueno o no”.
- Diario La Opinión 15 de agosto de 2007


O tango argentino já teve algumas ondas de globalização. Foi assim nos anos 10, quando as primeiras orquestras visitaram Paris, e nos anos 20, com o cantor Carlos Gardel. Foi assim nos 70, quando o instrumentista Astor Piazzolla levou sua música a grandes salas de concerto, inclusive eruditas. Atualmente, uma nova arena internacional se abre para ele: a das festas de música eletrônica. O fenômeno tem parentesco com o que já ocorreu com outros gêneros tradicionais de países "periféricos". A bossa nova brasileira, por exemplo, também namora o computador. Mas a força e a velocidade com que o tango eletrônico se espalha são surpreendentes
O Tanghetto é um dos grupos argentinos com maior potencial para fazer uma carreira de sucesso. Ele tem na formação o guitarrista Diego Velázquez e o tecladista Max Masri, que estudou com Virgilio Expósito, uma lenda do ritmo argentino. No ano passado, o duo criou versão de uma música do New Order, ícone eletrônico, para a trilha de La Mujer de Mi Hermano, do cineasta peruano Ricardo de Montreuil. As releituras abriram as portas para turnês pela Europa e pelos Estados Unidos.
O tango é ainda mais central para a cultura argentina do que o samba para a brasileira. A prova disso está na assiduidade com que os escritores do país se debruçam sobre o gênero para usá-lo ou desvendá-lo. Um exemplo recente está no romance O Cantor de Tango, lançado em 2004 por Tomás Eloy Martínez, um dos nomes mais importantes da literatura argentina contemporânea. Martínez usa a música para refletir sobre a melancolia que tomou conta dos argentinos no momento mais agudo da crise econômica do país. Caminhando para trás, percebe-se que nenhum grande autor argentino deixou de referir-se ao tango. O maior deles, Jorge Luis Borges, trata do tema, por exemplo, no ensaio Evaristo Carriego. Borges não gostava dos tangos tristes. Acreditava que os melhores expressavam uma índole briguenta. "Talvez a missão do tango seja esta: dar aos argentinos a certeza de já terem cumprido com as exigências da valentia e da honra." Mas ele também disse que o tango encerrava, "como tudo o que é verdadeiro, um segredo". - Veja 31-05-2006


El grupo Tanghetto, que combina la electrónica con bandoneón, hizo crecer su público su campo de acción, que a cuatro meses de su última actuación en el teatro ND Ateneo, vuelva a convocar para otro show en ese lugar
La presentación es una buena excusa para promocionar el DVD Live in Buenos Aires, que incluye la grabación de un concierto de 2005, en esa misma sala, cuatro clips y extras como la historia de cada disco, y una manera de anticipar el próximo álbum. El CD que está siendo grabado será el sucesor de ‘Emigrante’, saldría en diciembre y todavía no tiene nombre.
‘Lo vamos a definir cuando tengamos el concepto de cada canción, se excusa Max Masri, fundador del grupo con Diego S Velásquez. Este músico llama canciones a sus temas instrumentales: “Lo que pasa es que ponemos en los discos una historia de cada uno, qué es lo que inspira cada tema”. Y así es como se ve en el arte de tapa de “Emigrante’
Después de aquel disco, de 2004, los fundadores de Tanghetto crearon un proyecto alternativo para ir un poco más allá del tango electrónico, La placa se llamó Hybrid Tango pero lo curioso es que esa propuesta prácticamente fue absorbida por grupo.Más tarde Lanzaron con otros artistas el compilado ‘Tangophobia’ y luego remezclaron sus temas en la placa Buenos Aires Remixed, donde incluyeron temas de Depeche Mode y de New Order,
¿El motivo? ‘De chicos siempre escuchamos diferentes estilos y uno de ellos fue el pop británico. Esa clase de sintetizadores que usamos y en vivo nos manejamos con loops y secuencias.’
El grupo alcanzo nominaciones a los premios Grammy y sus versiones tuvieron buena aceptación. Al punto que su versión del tema de New Order, “Blue Monday’, apareció en la banda de sonido de la película “La mujer de mi hermano” (con libro de Jaime Bayly) se ha bailado en milongas porteñas como La Viruta.
“Quizás la esencia del grupo es tratar de no tener limites a nivel de influencias. Creo que alguien como Piazolla no los tenia y es interesante aportarle algo nuevo al tango.”
Porque aunque a algunos les cueste encontrar la relación del grupo con el tango, Masri habla del género:
Porque vas a cualquier lugar del mundo y lo que más llama la atención es la influencia tanguera mas que la electrónica. Pero eso va según el criterio de cada uno. Para nosotros es la forma de expresión de un sonido actual, de un sentimiento de Buenos Aires. En el ambiente de müsica electronica también sumos aceptados”
- La Nación Jueves 27-07-2006


Tanghetto, una de las bandas pioneras del tango electrónico, se presenta hoy por tercera vez en el año, en el Teatro ND Ateneo. Harán versiones tangueras de canciones de Depeche Mode y New Order y presentarán su nuevo DVD.
Dos universos diferentes intersecan en la música de Tanghetto: el del tango, con sus bandoneones, arrabal y melancolía, y el de la música electrónica con sus sintetizadores y máquinas de ritmo. Dos mundos que de haberse unido hace algunas décadas hubieran escandalizado a los puristas pero que hoy resultan un excelente punto
de encuentro entre dos generaciones, la de los tangueros de ley que se alegran al ver revitalizado el género y la de los jóvenes que ahora descubren la autenticidad en el dos por cuatro. Tanghetto nunca pasó por alto esta diversidad y en sus canciones Inmigrante y Emigrante reflejó el paso de la música porteña a través de las generaciones, entre fueyes y sonidos digitales.
El grupo es uno de los pioneros del tango electrónico, junto a Gotan Project y Bajofondo Tangoclub, y su obra ha sido editada en varios países del mundo.
Max Masri (composición, producción, sintetizadores, samplers), Diego S. Velázquez (composición, arreglos y guitarras), Matías Nouelle (batería y percusión), Hugo Satorre (bandoneón), Gabriel Clenar (piano acústico y eléctrico) y Chao Xu (violoncello y erhu) tocarán esta noche por tercera vez en el año en el Teatro ND Ateneo, Paraguay 918, Ciudad de Buenos Aires. “Estamos presentando el DVD que sale justo hoy – dice Max Masri-. Habrá imágenes de algunos videos que vamos a sincronizar con el audio en vivo y un show de VJ mientras tocamos. También vamos a hacer varios temas nuevos que nunca habíamos tocado en vivo”.
Además Tanghetto interpretará versiones de Enjoy the Silence, de Depeche Mode y Blue Monday, de New Order. “Eso lo decidimos porque nosotros aparte de escuchar a Piazzolla cuando éramos más chicos, también escuchábamos música de todo tipo y nos gustaban mucho esas bandas – cuenta Masri- . Pensamos que en lugar de hacer lo típico que hace todo el mundo que está en el tango, que es hacer covers de
Piazzolla, era más interesante darle un aire netamente tanguero a New Order y Depeche Mode”. La versión de Blue Monday fue incluída en la banda de sonido de la película La mujer de mi hermano.
El DVD Live in Buenos Aires está dividido en cuatro secciones, la primera contiene todas las canciones del disco Emigrante (electrotango) en vivo, la segunda cinco canciones de Hybrid Tango también en vivo, luego cuatro video clips y por último un documental que cuenta la historia de cada disco.
El grupo se encuentra preparando un nuevo álbum. “Está completado en un setenta por ciento, creemos que para diciembre va a estar listo – afirma Masri-. Nosotros tenemos un proyecto alternativo con el disco Hybrid Tango en el que mezclamos varios estilos como flamenco, candombe, hip-hop, electrónica, y otros ritmos del mundo. En nuestro nuevo trabajo vamos a hacer lo mismo, por ejemplo, tenemos un tema que tiene una base de reggae y tango”.
Tanghetto ha recorrido escenarios de todo el mundo. En abril y mayo estuvieron en Italia y Estados Unidos y en septiembre partirán hacia Polonia, Alemania y Francia.

- Ciudad.com (Grupo Clarín) -28-07-2006


Discography

Emigrante(electrotango)-Tanghetto CM004-2004- Latin Grammy Nomintation as Best Instrumental
Hybrid Tango-Tanghetto CM005 2005 Latin Grammy Nomintation as Best Tango
El Miedo a la Libertad-Tanghetto CM010 Gardel Award 2009
DVd Live in Buenos Aires-Tanghetto CM009 2006
Single "Blue Monday" from the soundtrack "La mujer de mi hermano" KCRW Top song april 27th 2006

Photos

Bio

Tanghetto are not only a pioneer in the “neotango” scene but also absolute trend-setters in the new tango scene of Buenos Aires.
After 8 years, with 3 studio albums, a live DVD, soundtracks, platinum and gold albums, tours in more than 20 countries worldwide, awards and nominations, Tanghetto still surprises from the studio and from the stage, with innovative recordings and a powerful audiovisual live show. They won the Gardel Award Prize 2009 in Argentina for their record “El miedo a la libertad”.
The “Tanghetto sound” is unique; it's a fusion of diverse sources of inspiration, both contemporary and traditional, that converge in Buenos Aires with the bandoneon (the nostalgic and characteristic instrument of the tango). Bandoneon takes the singer's role and is surrounded by diverse acoustic instruments and a sonic wall of music. The band's music has been defined as “(...) distinguished by its singular combination of simplicity, sophistication, sensibility, energy and no prejudices”.
Max Masri (the youngest and last disciple of the late tango legend Virgilio Expósito (composer of "Naranjo en Flor”) brought from Germany, as early as in1997, the idea of a music of mixed origins. Having lived among argentine emigrants and refugees made him understand what rootlessness was about.
Tanghetto started out in 2001 when those ideas were put together in musical pieces. The release of "Emigrante" two years later was the beginning of a time of acknowledgement for the band. The album was nominated for a Latin Grammy Award in
2004 and became platinum in 2005. “Emigrante” is a concept album, inspired in the Argentine “diaspora” of 2001/2002. The songs recall the experiences of migrants in the “Little Argentinas”, communities of argentines living abroad. The very name “Tanghetto” (the combination of the words “tango” and “ghetto”) is a reference to that idea. “Emigrante” set the musical base for the band's particular approach to the music
In 2004 “Hybrid Tango” was released, as a side project from the band's members. This album reached gold and was also nominated for a Latin Grammy. “Hybrid” expanded Tanghetto musical range including elements of Tango and other South American rhythms.
Between 2005 and 2007, after consolidating their live performances in argentine stages, Tanghetto toured around the world, showing their music in more than 20 countries.
Tanghetto's World Tour included dates in the US, UK, France, Germany, Italy, Mexico (where they played 19 concerts with attendance of more than 50,000 people countrywide), etc. In
2006 the first live DVD (“Live in Buenos Aires”) was released. It showed a complete concert plus some videos, some of them in MTV rotation at that time . During the 2007 European tour they recorded a BBC Unplugged in London for BBC's World Service.
In 2008 “El Miedo a la Libertad”, was released. The path started with “Emigrante” and “Hybrid Tango” goes even farther.
The 2008/2009 Tour (called “Tour de la Libertad”) reached (and will reach) cities such as Buenos Aires, Montevideo, São Paulo, London, Paris, Roma, Berlin, Munich, Frankfurt, Amsterdam, Vienna, Milano, Venezia, Torino, Napoli, Palermo, Salerno,
Verona, Guayaquil, Quito.