Tangolpeando
Gig Seeker Pro

Tangolpeando

Band Latin EDM

Calendar

This band hasn't logged any future gigs

This band hasn't logged any past gigs

This band has not uploaded any videos
This band has not uploaded any videos

Music

Press


This band has no press

Discography

Still working on that hot first release.

Photos

Bio

TangoLpeando es una formación multidisciplinar, conformada por artistas de
notable trayectoria en actuación, música y performance en Argentina. De la
unión multidisciplinar nació Cacerolas, el espectáculo donde nos planteamos
hacernos ver-oír en el escenario, sintetizando lenguajes escénicos y
musicales al servicio de una propuesta estética: el sonido
electrónico-urbano en contacto con el público.

Cacerolas es un espectáculo de alto impacto visual, tecnológicamente
avanzado en su arquitectura musical y artísticamente original en su temática
y composición. Los músicos/actores/performance ingresan a escena como
personajes de un libreto que guía el espectáculo. Cacerola no es un
musical, tampoco un concierto de música; es el resultado de una búsqueda
artística que integra multitud de géneros, estilos y propuestas
espectaculares, valiéndose de soportes audiovisuales, sonoros y lenguajes
escénicos.

TangoLpeando generó el show Cacerolas como contestación artística al
fenómeno del "Cacerolazo" del 2001 en Argentina. El Cacerolazo fue la
repuesta ciudadana y espontánea a una terrible crisis económica que tomó al
país por sorpresa. En Diciembre del 2001, las calles argentinas se llenaron
de ciudadanos que espontáneamente autoconvocados y a golpes de cacerolas,
provocaron profundos cambios en la vida política. TangoLpeando tomó la
cacerola como objeto de experimentación, lo transformó en instrumento
musical conectándolas a un sistema de triggers que disparan simultáneamente
imágenes en el escenario. La Cacerola se convirtió por tanto no sólo en un
instrumento musical y un disparador de imágenes, sino también en vehículo
narrativo del show performático.

TangoLpeando, apela a la sensibilidad musical, abre la puesta en escena al
delirio de lo electrónico y al propio silencio como posible manifestación
irreverente, porque el ruido no es la única forma de protesta, porque los
silencios siguen siendo un espacio significativo.