UHF (Ultra High Flamenco)
Gig Seeker Pro

UHF (Ultra High Flamenco)

Madrid, Madrid, Spain | Established. Jan 01, 2008 | MAJOR | AFTRA

Madrid, Madrid, Spain | MAJOR | AFTRA
Established on Jan, 2008
Band World Jazz

Calendar

This band hasn't logged any future gigs

This band hasn't logged any past gigs

This band has not uploaded any videos
This band has not uploaded any videos

Music

Press


Day One at Manchester’s increasingly distinctive jazz festival saw Band On The Wall hosting Jez Nelson and Jazz On 3 – for broadcast in early August so it’s one you can review yourself via the wireless. Day Two started in fine style in the post-modern tepee-shaped 250-seater tent in Albert Square – around which the festival turned the corporation formality in front of the Town Hall into a suntrap social scene worthy of any outdoor festival. Within the tent, not loitering but definitely sweltering, trumpeter and composer Yazz Ahmed (pictured) impressed a full-house with her Arabic-inflected approach to jazz and impressed this writer with her choice of bandmate in vibraphonist Lewis Wright whose quicksilver solos danced across the tunes with a rare skill and lightness of touch.

Trish Clowes proved another fine judge of bandmates in her Tangent group as well as being another representative in a very creditable line-up of women players in the festival (are we making progress in the Women In Jazz thing at last?).

The bar, set happily high, was vaulted over and taken to the roof of the Town Hall by the third group of the day, Spanish quartet Ultra High Flamenco. The name matched the gig. An exquisite European discovery (on their first ever British gig) by the festival’s omnipresent director, Steve Mead, UHF swept their flamenco roots up into a relentless surge of extended improvisation and rhythmic variation, sweeping the audience into a standing ovation along the way. Virtuoso playing from each member of the group – Spanish guitar, double bass, percussion and violin – was so assured, so precise, often so fast and always utterly embracing. Discoveries of this kind are what festivals should be about – the Mancs already score the highest in the UK in the discovery ratings but this gig earned them a fistful of bonus points.

A previously sunny Day Two ended with monsoon-like thunderstorms, echoing the tornado whipped up by UHF and the steaming atmosphere generated at Matt & Phred’s by the youthful enthusiasm and punk-ish crowd pleasing of Fresh Dixie Project who, despite their obvious love of ripping up and grooving on old tunes, might have a wee bit of explaining to do under the Trades Descriptions Act (band names and genre associations, paras ii.b to vii.c) 2013.

Day Three (Sunday) saw another slew of discoveries – diverse and interesting but none that compared in this reviewer’s shaky handwriting with the Status Quo-mauls-a-bit-of-jazz head-on attack by Luxembourg’s Benoit Martigny Band. Benoit had obviously got a drum kit for Christmas and a soundproof bedroom to practise in. Tepees apparently are not soundproof. Snarky Puppy were sold (and souled) out and therefore not available for comment.

Day Four’s teepee was cooler and drier but the day’s programme was no less discoverable. Trumpeter Kim Macari’s Locus featured inspired and thoughtful playing by the leader and saxophonist Leah Gough-Cooper, proving sensitivity is always better than the glazed-eyed thrashing of a Benoit or frenzied whoop-it-up of Fresh Dixie. The evening session at RNCM with a pan-European selection of leading younger players including the UK’s Arun Ghosh on clarinet and Chris Sharkey on guitar gave an insight into just how strong the European scene continues to be. Courtesy of the Take Five Europe project (an extended residential, meeting and learning opportunity for high flyers) the resulting band had numerous individual styles and qualities, as did much of their material. The discovery lesson of the day was that it is highly focussed musicians like Kim and Leah who should be in line for similar opportunities a couple of years from now.

– Robert Beard - Jazzwise Magazine


At seven in the evening at the Sala Paúl, one of the alternative venues, the instrumental group “UHF, Ultra High Flamenco” presented their second recording “Bipolar”. Devoted to flamenco jazz, the charismatic group is made up of musicians José Quevedo on guitar, Pablo Martín on double bass, Alexis Lefèvre on violin and Paquito González on percussion. Aside from a 12-count (or 8-count) compás, and the occasional excursion through flamenco cadences, these experienced professionals play a musical genre which is so well-defined and of high quality, it could receive a label of its own, independently of flamenco. They played pieces from their record such as “OFNI, unidentified flamenco object”, and a composition to the compás of siguiriyas with a contemporary dynamic, thus delighting the mostly youthful audience. - De Flamenco


Instrumental flamenco shows are few and far between. Hence the importance of Ultra High Flamenco premiering its second album live, endorsing the continuity of their project. With this new disc, 'Bipolar', the quartet takes a step forward in their group concept. The solidness of the sound and the definition of a trademark of their own are now undeniable facts when you listen to the eight new songs by the band consisting of guitarist José Quevedo, contrabassist Pablo Martín, percussionist Paquito González and violinist Alexis Lefèvre. There’s an obvious leap in the composing level, which materializes in songs such as 'Volando' (dedicated to maestro Moraíto), 'Positango', 'Nuestra esfera' and 'La baratita', which might occur because they are no longer scores by one or another which the rest perform, but rather they’re conceived for the quartet to take them over as a unit. And that doesn’t contradict each one having his own space, the one on guitar standing out, who acts as a ground wire with regards to flamenco. And the key to the group lies in that nuance, since it doesn’t do any type, rather it simply gives a more open vision to instrumental flamenco, based on the encounter of deep-roots flamencos and polyglot musicians. - FLAMENCO-WORLD


La apuesta, fuerte, de esta formación, ahora reducida a cuarteto en su segunda entrega, es el flamenco instrumental. Para ello han de prescindir de las brillantes colaboraciones que hoy son el pan nuestro de cada día en la escasa discografía flamenca. Y, por supuesto, de la presencia de la voz flamenca, un elemento tan clave en la identidad de este arte. Por el contrario, Ultra High Flamenco es una apuesta por la melodía pura, sin concesiones a la palabra ni a la voz natural humana, ya que se trata de una formación de tres instrumentos de cuerda, violín, guitarra, contrabajo, y percusión. La melodía cantable marca por tanto Nuestra sfera, primera de las composiciones de José Quevedo incluidas esta obra, en donde no faltan los acentos swing. Sin embargo, la gracia de este conjunto es que da igual que el que firme las composiciones sea el guitarrista, como en este caso, el violinista o el contrabajista. La austeridad de este último instrumento encuentra su contrapunto en el colorido virtuosismo de Alexis Lefevre: son de hecho estos dos instrumentos los protagonistas de las variaciones del tema que comentamos, una entrega remolona y solar, contemplativa, a ritmo de bulerías. Más reticente, más demorada aún, resulta en su arranque la seguiriya A Manuel Torre en la que la guitarra se estiliza hasta, casi, la transparencia, siendo, no obstante, la principal protagonista melódica, convenientemente replicada y apoyada por el contrabajo y el violín. Bolando, bulerías por soleá, apela a los mismos valores con un resultado aún más logrado: lirismo, intimismo, con los temas expuestos mayoritariamente en la tesitura aguda y con guiños en la guitarra y el violín a las músicas instrumentales mediterráneas, a los cultos solares ribereños: sin duda la pieza más brillante, emotiva y pujante, del disco. La cuarta entrega de José Quevedo El Bolita, unos tanguillos titulados Baratita, tiene un tema muy corto y de gran fuerza rítmica, que se serena en las variaciones del violín, la guitarra, el contrabajo y de nuevo la guitarra.

Los dos temas que firma Alexis Lefevre vienen con el marchamo del tango aunque el primero, en tono mayor, es un canto de afirmación vital como afirma su propio título Positango. Buenas, serenas y atmosféricas vibraciones. De lo mejor de esta obra junto a Bolando. La tanguirera, con el mismo ritmo de bas, es una descarga más dramática, con una variación en pizzicato y otra a cargo de la mandola del propio Bolita. OFNI tiene mucho de bulería, sin serlo completamente: en realidad, como su propio nombre indica, se trata de un Objeto Flamenco No Identificado. El Republicanon firmado también por Pablo Martín, es un tango de carretera, una road movie porteña que apela a la miel del contrabajo y el violín, que hasta se llega a desperezar como instrumento polifónico, pero que se sustenta en un soporte rítmico brutal. Como casi todo el disco, que tiene en el cajón de Paquito González un sostén imaginativo y enérgico, y que en El Republicanon encuentra además su ocasión para el lucimiento solista con un par de variaciones de percusión.

Bipolar aúna la frescura y el ímpetu de lo jondo con la serenidad y el frío virtuosismo característico del jazz contemporáneo. Incluye un par de composiciones brillantes. Una obra para bailar o soñar o para bailar soñando. - Diario de Sevilla


Para escuchar o sacar partida a Ultra High Flamenco no basta con una sola sesión. Es como la primera cita. Después de ella uno se queda una percepción más honda de lo que tiene enfrente, pero ni mucho menos puede sacar las conclusiones necesarias, hay que oírlo más veces. Así es la dinámica de esta banda, como sus músicos quieren que se les denomine, una banda en la que las inquietudes artísticas de cuatro jóvenes se conjugan para ofrecer un sonido fresco y muy actual.
En ella, José Quevedo ‘Bolita’ representa al corazón, su guitarra es como el latir del grupo, sin ella, el ritmo sonoro sería otro y seguramente la concepción artística del mismo también. El jerezano, ingenioso en todas sus creaciones, ha conseguido que se funcione como un todo y aunque en ocasiones cobra especial protagonismo, cierto es que el resto de componentes resultan fundamentales a lo largo y ancho de su recital. Así, la parsimoniosa percusión del sanluqueño Paquito González, la magia del violín de Alexis o la picardía del contrabajo de Martín complementan en buena manera a una sonanta que partiendo de una base tradicional ha ido explorando nuevas fronteras.
UHF preparó un programa monotemático, en el que su nuevo disco, Bipolar, copó toda la actuación. La seguiriya Manuel Torre, Positango, OFNI, la Tanguidera, Volando, El republicanon, Nuestra Esfera y la Baratita sonaron en la Sala Paul ante un público que esperaba con entusiasmo la nueva propuesta.
De todos ellos dejó un buen sabor de boca esta última, una rumba ‘made in Bolita’ y en la que el guitarrista pone de manifiesto su sentido del ritmo, además de demostrar su extremado manejo del pulgar. El propio artista, en un detalle que le honra, dedicó otro de los temas, Volando, “a un gran amigo que se está recuperando, Manuel Moreno ‘Moraíto’”.
La puesta de largo de Bipolar fue de menos a más, aunque en algunos momentos el nivel de la actuación alcanzó puntos álgidos como en el tema Positango o en OFNI (Objeto Flamenco No identificado), un tema en compás 7X4, que nada tiene que ver con el flamenco pero cuya sonoridad se asemeja bastante a la clásica bulería. Eso sí, como demuestra este título, el grupo no ha perdido el tono humorístico que al principio corría a cargo de Cepillo y ahora es tarea del locuaz Pablo Martín, un ‘vitoriano-andaluz’, y por supuesto de José Quevedo ‘Bolita’, todo un personaje.

Variedades uhf (Ultra high flamenco)

Ficha técnica. Espectáculo: Bipolar. Guitarra: José Quevedo ‘Bolita’. Contrabajo: Pablo Martín-Caminero. Percusión: Paquito González. Violín: Alexis Lefevre. Lugar: Sala Paul. Día: 11 de marzo. Hora: 19,00 horas. Aforo: Lleno. - DIARIO DE JEREZ


En el mundo flamenco podemos contar con los dedos de las manos los escasísimos grupos que funcionan como tal.
El concepto de banda se asocia tradicionalmente a la cultura pop. El flamenco suele agrupar a diferentes artistas sobre escena dependiendo de las necesidades de los espectáculos. Aún existiendo grandes sociedades entre intérpretes resulta una tarea ardua localizar a formaciones estables.
Ultra High Flamenco reúne a cuatro músicos de enorme calidad de un proyecto en el que confluyen multitud de matices sonoros.
La presentación de 'Bipolar' en el Festival de Jerez debía confirmar las buenas sensaciones que dejaron con su primer trabajo 'UHF'. La banda arrancó la tarde de una forma singular con una toná disonante, apertura para el tiempo de seguiriyas que vendría a continuación. La guitarra de José Quevedo 'Bolita' y el violín de Alexis Lefevre se reivindicaron en protagonistas del momento y ejercieron de cuerda y voz simultáneamente. La propuesta, mezcolanza de jazz y flamenco, tuvo en el trabajo de Paquito González al cajón y batería el temple perfecto para acoplarse en una melodía tan nueva como añeja, tan formal como distinta.
'Positango' profundizó en la melodía del violín a compás de cuatro por cuatro. Alexis abrió acertadamente el abanico melódico hacia terrenos líricos.
Para 'Ofni' ('Objeto Flamenco No Identificado'), la base rítmica se amalgamó y la sonoridad de bulerías se fusionó con aromas progresivos. La bipolaridad se iba tornando en una propuesta poliédrica, una muestra rica en matices y rigurosamente conjuntada. Los ecos árabes de por tanguillos añadían colores al cuadro que el cuarto iba pintando sobre el escenario. El contrabajo de Pablo Martín-Caminero, a veces pulso a veces arco, terminaba de dar cuerpo a la idea.
A Moraíto
La dedicatoria de 'Volando' a Moraíto fue el preludio para un bellísimo tiempo de soleá por bulerías de aires melancólicos. Paquito González descolló como director de orquesta y puso pasión y pausa manejando volúmenes y cadencias en una extraordinaria exhibición percutiva.
El nervio que 'El republicano' engendró a buen ritmo de rumbas ya no se perdió hasta el final del concierto.
José Quevedo 'Bolita' arrancó las bulerías de su guitarra y la flamencura se desbordó sin posibilidad de contención.
Dos bulerías, dos, 'Nuestra esfera' y 'La baratita' con la que el grupo puso punto y final a un brillante recital.
'Bipolar' se erige poderoso para refrendar que Ultra High Flamenco no se han acomodado en una propuesta curiosa de un solo disco. La unión de estos cuatro talentos parece tener un prometedor porvenir en el escenario.
- La Voz Digital


Las propuestas instrumentales alrededor del flamenco son escasísimas. De ahí la importancia de que Ultra High Flamenco estrene en directo un segundo disco, refrendando la continuidad y desarrollo de su proyecto. El cuarteto, que nació hace ya varios años en la trastienda de la Compañía de Joaquín Grilo, da con este nuevo trabajo, 'Bipolar', un paso adelante en su concepto de grupo. La solidez del sonido y la definición de un sello propio son ya hechos indiscutibles cuando se escuchan los ocho nuevos temas de la banda que integran el guitarrista José Quevedo, el contrabajista Pablo Martín, el percusionista Paquito González y el violinista Alexis Lefèvre. Hay un evidente salto en el nivel compositivo, que se plasma en temas como 'Volando' (dedicado al maestro Moraíto), 'Positango', 'Nuestra esfera' o 'La baratita', que quizás se da porque ya no son composiciones de uno o de otro que los demás interpretan, sino composiciones que se conciben para que el cuarteto las haga suyas como una unidad. Y eso no contradice que cada uno tenga su espacio, destacando el de la guitarra, que hace de toma de tierra en lo que a flamenco se refiere. Y en ese matiz está la clave del grupo, pues no hace ningún tipo de fusión con jazz o con otro género, sino simplemente dar una visión más abierta al flamenco instrumental, a base del encuentro de flamencos de raíz y músicos políglotas. - FLAMENCO-WORLD


Al final resulta que el espectáculo menos esperado resultó ser, con diferencia, el mejor de la jornada del viernes. El grupo Ultra High Flamenco (UHF) tuvo el mérito de entusiasmar a la gente con sus exquisitas interpretaciones de un repertorio musical amplio y que puso en el ambiente un gusto exquisito por las cosas bien hechas, por la buena música y porque, haciendo el trabajo con seriedad y respeto, queda claro que es posible el diálogo entre culturas, como demostraron los cuatro integrantes de la banda. El flamenco fue el elemento primordial, pero no el único, ya que se advertían, a veces de modo camuflado, otras de manera más evidente, trazos estupendos de otras músicas como el jazz, sin que por ello el flamenco perdiera su sitio.

La presentación en escena sugería sensaciones positivas, con Pablo Martín al contrabajo, José Quevedo a la guitarra y al laúd, Paquito González a la percusión y Alexis Lefevre al violín. Cada uno de ellos aporta al conjunto general de la obra una sensibilidad clara y nítida que los identifica como creadores de un lenguaje… no sé si nuevo, pero sí muy atractivo de entender las conexiones que pueden establecerse entre músicas en apariencias dispares. Un invento que de no salir bien hubiera sido lamentable –el reto de las creaciones es saber que de la genialidad a la mediocridad hay un paso muy pequeño–, pero que contó, por fortuna, con una dedicación esmerada en todo momento, con un contrabajo que subrayaba con sutileza los pasajes de las canciones; con una guitarra técnica, limpia y flamenca, que envolvía el aire de jondura; con una percusión que no sobresalía ni un ápice y daba, en cambio, frescura y ritmo a las piezas; con un violín de ensueño, pura delicia, digno de la mejor orquesta.

Y entre todos los momentos interesantes de la función, qué duda cabe, la dedicatoria a Moraíto fue la más recordada. Manuel Moreno Junquera atraviesa momentos de salud un tanto delicados, de los que, afortunadamente, se está restableciendo, y fue para el guitarrista del barrio de Santiago uno de los temas que interpretó UHF correspondiente a su primer disco titulado Bipolar. Si todo lleva un camino normal, es muy posible que de aquí a poco tiempo estemos hablando en términos de éxito de este grupo recién constituido. Y no porque precisamente sus intérpretes sean jóvenes inexpertos, pues cada uno de ello por separado ya tiene una experiencia en los tablaos muy dilatada, sino porque cualquier nueva agrupación de músicos suele llevar su tiempo, aunque, como en el caso que nos ocupa, sean maestros de sus respectivas parcelas musicales. - FLAMENCO-CULTURE


Discography

UHF (2009)
BIPOLAR (2011)

Photos

Bio

"Each of the four musicians show their virtuosity,
but the best part without doubt is the team work.
(Diario de Sevilla, 14/09/09)

In 2005 the great flamenco dancer Joaquin Grilo
creates a band bringing together these four
musicians for the first time. From the instantaneous
chemistry between them is born a unique musical
project: UHF Ultra High Flamenco. Their premiere
takes place at Flamenco Festival Helsinki 2007
that year they recorded their first album, "UHF".
Since then they have played in many festivals such
as El jazz viene del sur in Sevilla, Festival
Encuentros in Cuenca , Bienal de Sevilla, Festival
de Jerez, Bienal in Holland, WOMEX in Sevilla,Galileo
Galilei in Madrid (album presentation),Sdra Teatern
in Estockholm, Festival Flamenco in Berlin, Festival
Ciutat Bella in Barcelona, Festival Nuits Flamencas
de Chateauvallon... The repertoire is composed by
the four musicians, flamenco and improvisation
being its basic elements. Currently they are
working on their second album in which they are
developing theirvery own vision of flamenco music.

Band Members